Un año

Ya ha pasado un año. Un año entero desde que Miniyo vino al mundo. Cómo ha pasado el tiempo… rápido no, volando. Sin darme cuenta ya casi anda y cena sólidos sin pasar por la batidora. Obedece órdenes sencillas (su pañal lo tira a la basura) Y cada día nos sorprende más con lo que va aprendiendo. 

En fin, mañana intentaré contar un poco más, porque ya se me ha caído el móvil dos veces sobre la cara y no me apetece que decaiga al suelo. Mañana contaré más sobre nuestro pollito…

Se acabó la teta

Miniyo ha decidido que se acabó la teta. Ella solita, sin presiones. Hace cosa de mes y medio decidió que ya no quería más teta. Yo he insistido alguna vez más por si eran un par de días tontos, pero nada, oye. Que de teta nanai. Vale, ya tenía cerca de 10 meses, pero me sabía mal que dejara la teta. Supongo que el tenerla solo por las noches ha influido. Seguro que si hubiera tenido el horario que tengo ahora hace unos meses, ella habría seguido bastante más tiempo. Pero claro, no quedaba otra que darle bibe por las mañanas (ha salido dormilona como yo, las 8:30 era muy temprano) y alguna que otra noche se quedaba con ganas de más después de la teta. Lo he pasado yo peor que ella. 

Ahora sigue con sus bibes, pero ya va comiendo un poco de todo. Menos los potitos, se lo come todo, incluso en papel. Qué amor le tiene a los tickets y a los catálogos…

De cambios

Este mes de junio ha sido un mes con muchos cambios a nivel laboral. Bueno, en realidad solo uno. He dejado mi antigua empresa en la que llevaba 3 años por otra del mismo sector en la que trabaja Roxu, al que vuelvo a ver despierto. Y habrá gente que no lo entienda (sí, me refiero a tí), pero ha sido un cambio a mejor. Por lo pronto el horario me gusta mucho más, he dejado de recoger a la peque para dormirla a poder disfrutar de ella. Ahora le puedo dar el desayuno, la merienda casi todos los días y puedo dedicarle algo más a la cena, que estamos en plena fase ” me restriego la mitad del plato por la cara y la otra mitad se la tiro al perro”. Rafita el pobre cualquier día explota con la cantidad de comida que le tira al suelo. Cuando la recojo por la tarde tengo tiempo de hacer lo que quiera, ya sea pasear, dar la lata en el trabajo de mi madre o tirarme en la cama a jugar con la peque. Solo por este aspecto merece la pena sacrificar un par de horas a la semana o tener que trabajar un par de domingos en verano. 

Y en cuanto a Miniyo, está que no para. Muerde con sus 6 dientes, corretea y grita. Parece mentira que hace un año estuviera a punto de explotar. Un año casi ha pasado. Madre mía… 

Inversión a largo plazo

Todos los que tenéis nenes en casa más o menos pequeños habéis oído hablar de la vacuna Bexero. No vengo a hablar de ella y si es recomendable o no ponerla. Yo soy de las que si puedo proteger de algún modo a mi peque, lo hago y punto. Cada cual es libre de elegir, y por suerte me lo he podido permitir. Si, permitir. Para los que no estáis puestos en el tema, cada dosis vale 106€. Y hay que poner un mínimo de 3 a los bebés. 318€ hay que soltar para tener acceso a una vacuna que en otros países va en el calendario y no cuesta un céntimo. Suerte que la última va un poco más espaciada, porque tela. 

Y conseguirla es otro tema. Meses de lista de espera para que me asignaran una dosis. No es llegar y ala, ya la tienes. No. Reservabas y si tenias suerte te llegaba para cuando tenías la cita en mes o mes y medio. Ahora parece que vuelven a tener un stock normal, pero cuando me tocó encargar la segunda tampoco habían demasiadas. 

Entre la que hay que liar para conseguirla y el precio, es para echarse las manos a la cabeza. Ahora imaginaros la cara que se me quedó cuando me llamaron al móvil para decirme que ya tenía mi dosis allí y que podía pasar cuando quisiera a pagarla y recogerla. ¿Perdona? ¿Pagar qué? Porque yo ya la pagué hace unos meses que me venía mejor. Y no hablamos de 10€, no. Hablamos de una semana de comida en esta casa. Que si se habían liado con los tickets, que no ponía “pagado” en ningún lado… y yo haciendo memoria de cuando las pagué. Tiré el ticket por error y lo único que tenía era el resguardo virtual de haberlas pagado con tarjeta. Bendita tarjeta… sin ella habría tenido que volverla a pagar casi seguro. Al final se arregló todo, pero el susto me lo llevé puesto. 

Por último solo pararos a pensar en todas las familias que no tiene unos ingresos suficientes. No tiene posibilidad de ponerla. No es solo cuestión de querer, es de poder. Nosotros tenemos la suerte de haber podido pagar todas las vacunas de pago hasta ahora, pero hay mucha gente que no puede gastarse 419€ en total entre Rotateq y Bexero. Como para que se caiga y se rompa…

Perdida

Así estoy, que no paso por aquí ni equivocada. Entre la niña, el trabajo, la casa, compra y todo lo demás, raro es el día que tengo un rato para mí estando todavía consciente. Hoy, de milagro. 

Es un momento ajetreado ahora mismo. Acabamos de poner el suelo que faltaba en el piso. Un año después por fin tenemos el suelo terminado. Ya el día que tengamos armario, fiesta. Ufff… si todavía nos quedan días de obras. Los pelos de punta se me ponen cuando pienso en que no hemos terminado. Que está claro que nada tiene que ver la casa que compramos hace algo más de un año. Esa daba miedo. Pero todavía tiene la “habitación del pánico” manga por hombro (y lo que le queda). 

La peque sigue creciendo a un ritmo increíble. Ya le asoman 4 dientes que le hacen una cara de bichillo que no hay quien sea capaz de ponerse serio cuando se ríe. Muerde, pellizca, hace de “rasca y gana” con los lunares… No para un momento. Diez meses tiene ya y se han pasado volando. Ya empieza a dar pasitos y nos manipula como quiere. La moza nos va a sacar la sangre en un cubo cuando sepa hablar. Y si no, tiempo al tiempo. 

En fin, momento de cambios que están por venir (prometo contar más adelante). Para despedirme por hoy, voy a enseñaros una foto que he hecho en el trabajo.


Este teléfono hizo paracaidismo y llegó al suelo antes que el dueño. Y aunque parezca mentira, sigue funcionando. Para que luego digan que todo lo que se fabrica ahora se rompe enseguida. Esto es ponerlo en modo avión y lo demás son tonterías.

Feliz año nuevo a todos

Aunque vengo algo tarde, ¡feliz año nuevo a todos! Espero que hayáis pasado unas fiestas estupendas y que os hayan regalado todo lo que pidierais. Yo no me quejo, he empezado el año igual que lo acabé, agotada en general pero contenta. 

Y no, la peque viene siendo de lo que menos me agota. Imaginaros… Ni con los dientes (que ya tiene dos fuera) se ha quejado. Si es que no puedo quejarme en absoluto. Y encima lleva dos moches que duerme hasta las 5:30 del tirón. La primera noche hasta me lo noté en el cuerpo. Está hecha un bichito que nada más quiere brazos y jaleo. Qué queréis que os diga, yo cuando esta gente que opina sea de lo que sea me dice que la estoy malacostumbrando, pienso que con 6 año ya no andará en brazos, ¿verdad? Pues la disfrutaré lo poco que me deja el trabajo como me apetezca. Y siendo realista, eso de que se ponga a cotillear lo que cocino mientras la tengo en brazos me encanta.

Roxu es el que tiene novedades, que ahora mismo estoy en la sala de espera a ver si me dejan entrar a verle después de la operación que le acaban de hacer. No os preocupéis, no es nada grave. Unos problemillas de respiración que con suerte se habrán solucionado. Que esa es otra, hoy me ha tocado ir a trabajar porque del hospital llamaron hace dos dias. Casi sin tiempo a organizarnos. Al menos podían dar unos días para empaquetar niños y avisar en el trabajo. Pero bueno, al menos no ha tenido que esperar un año para operarse. 

Por el trabajo, todo sigue tal y como acabé el año, con un estrés de narices y echando más horas que un reloj entre lo que trabajo en el taller y en casa. 

En fin, me estoy quedando dormida con el calorcito que hace aquí y no quiero que se me caiga el móvil al suelo. Ya iré contando que tengo alguna cosita pendiente de contar. Ufff… que sueño me está entrando…

Se acabó la baja…

Ya ha terminado mi segunda semana de vuelta al trabajo. Se me han pasado volando con todo el trajín. La peque lo ha llevado bien, y diría mejor que yo, pero voy a ser sincera. No me ha dado tiempo ni de respirar el tiempo que paso en el taller, y en casa sigue siendo igual. Crece a un ritmo que no imaginaba. 

Me imaginaba la vuelta mucho más traumática de lo que ha sido, ya no tanto para ella que con mi madre está genial, pero para mí sí. Pero están siendo días muy intensos en los que con 5 horas que hago en el taller no tengo suficiente para hacerlo todo. Reparo lo que puedo, bueno, lo que me dejan el resto de funciones que hago. Hay días que solo me da tiempo a reparar lo que me llevo a casa. Viéndolo por el lado bueno, no me da tiempo a pensar demasiado en la falta que me hace, porque sería mucho peor.

En fin, mañana empieza otra semana intensa en la que hay tanto por hacer que ya me veo llegando al sábado como pueda.