Un año

Ya ha pasado un año. Un año entero desde que Miniyo vino al mundo. Cómo ha pasado el tiempo… rápido no, volando. Sin darme cuenta ya casi anda y cena sólidos sin pasar por la batidora. Obedece órdenes sencillas (su pañal lo tira a la basura) Y cada día nos sorprende más con lo que va aprendiendo. 

En fin, mañana intentaré contar un poco más, porque ya se me ha caído el móvil dos veces sobre la cara y no me apetece que decaiga al suelo. Mañana contaré más sobre nuestro pollito…

Anuncios

Mala cabeza

Yo ayer escribía por otro motivo. Sé que hacía mucho que no publicaba nada, y me dispuse a hacer un pequeño resumen de los días que habían pasado, pero el motivo principal era otro, ¡y se me olvidó completamente! Menuda cabecita la mía… Cualquier día me la dejo por ahí olvidada. 

El motivo principal era que hemos estado todo el fin de semana de celebración. Que ya son 30 añazos los que he cumplido y había que celebrarlo. Cenita, barbacoa, reforma… Hubo de todo. Ayer lo pasamos entero de risas y comilonas en el Campo todos juntos. A las que me leéis, (que sé que hay alguna por aquí) gracias por venir y bueno, en general por todo. 

Total, entre unas cosas y otras, acabe rendida. Tanto que casi me duermo en la cena en casa de otros amigos. Más o menos como ahora, pero ayer no me pegaba los cacharrazos que me estoy dando con el móvil en la frente. 

Yo que tenía que contar lo de la doctora de esta mañana y creo que voy a tener que dejarlo para otro momento. Si es que estoy agotada…

Cansancio post-fiesta

Estoy rendida. No paro desde hace días, y encima ahora el fin de semana se me ha acortado a la mitad. Sin ir más lejos, el único día libre lo he pasado celebrando mi cumpleaños por todo lo alto en el campo. Cansada no, lo siguiente. Pero lo pasé genial. Buena compañía, buena comida… Fue un día redondo. Gracias a todos los que vinisteis, me hicisteis pasar un gran día. 

Pero hoy ya empezamos otra semana. Por delante quedan 5 días más de trabajo (me canso solo de escribirlo). Si e que yo necesito unas vacaciones de verdad…

De cumpleaños!!

Un año más. Ya tengo un año más. Ya acabó el día de mi cumple, y estoy rendida. He tenido hoy un día muy ajetreado entre el trabajo y las celebraciones (que no han terminado, el domingo viene la buena) y se me cierran los ojos. De echo, llevo cerca de dos horas para escribir esto. De momento sólo diré que el regalo más sonado es el curso de buceo que me ha regalado Roxu. ¡A bucear este veranito! A ver si mañana tengo algo más de tiempo…

Cena y celebracion

Si es que no paro. Ni cuando tengo libre puedo estar quieta. Eso, o me enganchan para hacer algo o ir a algún lado. Por ejemplo hoy, que el poco rato que he tenido libre me he ido de cena con la familia y luego de “cumple exprés”.

Menudo cachondeo en el postre con mi familia. Resulta que la heladería que está junto a mi trabajo (que tiene unos helados espectaculares, por cierto) nos han sacado los postres y un café para mi padre. Pues la cuchara para removerlo tenía algo así como un trocito de pastel. Así de nuevas pensábamos que era la cuchara de alguno de los anteriores clientes, y andábamos dándole vueltas a sí aquello era para acompañar el café o simplemente una cucharadita de pastel que se habían dejado. Pues mi padre le ha hecho mil pruebas antes de preguntar qué era aquello. 7 personas mirando embobados una cucharilla de café desde mil ángulos. Cualquiera que nos viera pensaría que estamos locos. Al final ha resultado ser algo así como la galleta que ponen en algunos sitios para acompañar, pero en un formato diferente.

Y luego cumple exprés. Nunca había estado en uno tan breve. He llegado yo con la tarta (la única que libraba hoy) y el cumpleañero ha soplado las velas. Le hemos felicitado y han seguido trabajando. Menudo fiestón. Yo que no pintaba nada allí hoy me he venido a casa, así que imaginaria la juerga que hemos liado. Salvo gritar la canción de cumpleaños feliz por el micro, poco más hemos hecho. Y es que madrugando como madrugo en un rato, pocas ganas de juerga tenía. Es lo que tiene el verano, que ni los cumpleaños los podemos celebrar cómo dios manda. Y menos trabajando todos en el mismo sitio. Siempre va a tener que faltar alguien.

En fin, descansó el justo. Ahora mismo mi meta es sobrevivir un día más hasta que llegue una época más tranquila (que ya queda poco) y sobre todo hacer que estas fiestas pasen lo antes posible. Hasta entonces todo lo que me toca es igual, corto y con cansancio acumulado. Bueno, ya llegara el invierno y se me hará muy largo, como si lo viera. En ese momento ya echaré de menos tanto ajetreo, aunque no creo que me de tiempo de aburrirme (con lo que lo echo en falta) .

De vacaciones se van ellos

Bueno, ya se acabó el día de mi cumpleaños. Ha sido un día de felicitaciones y comilona (todavía se me hace la boca agua…) pero ya mañana vuelta a la normalidad. Bueno, normalidad… no del todo. Mis padres se van a ver a la familia al sur unos días. Nosotros nos quedamos, mi novio va a tener los días más fuertes con la gente de vacaciones y no puede irse, y no voy a dejarlo solo. Aunque tampoco voy a estar muy sola, mi hermano se queda también.

Ahora que lo pienso, es la primera vez en mi vida que mis padres me dejan sola con mi hermano unos días en casa. He vivido sola mucho tiempo, pero es la primera vez que se van de viaje y me dejan aquí. Se me va a hacer hasta raro, pero no es lo mismo movilizar 5 personas con 3 perretes que 2 con un solo fiera.

Por cierto, uno de mis regalos ha sido un nuevo aparato antiladridos para Rafita. ¡Yuju! No me diréis que no es un regalo original. Se acabó el sacarnos de quicio en la calle o a los vecinos al dejarlo solo. Lo bueno es que incluso al viejo se le está dando uso. Como es exactamente igual al nuevo, se lo ponemos a Gordi en determinados momentos. Al no ser tan masoca, en el momento que lo tiene puesto deja de ladrar. Menos mal que no sabe que no le va a dar el chispazo. Y en el momento en que se de cuenta, les damos el cambiazo un rato y arreglado.

Bueno, mañana será día de preparativos para su viaje. Les he dicho que me dejen aquí a Gordi estos días, pero no quieren. Yo no sé quien estaría más depresivo, si el perro o mi madre. Empiezo a sospechar que le tienen más cariño al perro que a mí… Qué se le va a hacer, si es que estos bichos se hacen querer por muy revoltosos que sean.

¡Allá voy!

Tal día como hoy 16 de Abril hace un año estaba yo por tierras teutonas. ¿Y sabéis qué estaba haciendo? ¡Celebrando mi cumpleaños! Un poco solitario, tenía a mi familia muy lejos. Pero este año (que yo pensaba que sería más o menos igual) los tengo a todos cerca. De hecho tanto que compartimos casa de momento. Un año más. ¡Qué rápido pasa el tiempo!

28 años ya. Madre mía, si parece que fue ayer cuando terminé de estudiar. Vale, tampoco hace tanto, fue hace un par de años. Pero se me han pasado volando. Y si me hubieran dicho que este año tendría celebración en el Campo (que tiene que llegar tarde o temprano) no lo hubiera creído. Qué queréis que os diga, pero celebrarlo en chandal con mil capas de ropa y a -15 grados no es a lo que yo estoy acostumbrada.

Ha sido un año muy intenso. He tenido 2 mudanzas (una de ellas internacional), he conocido nuevos lugares, he vuelto a mi tierra y he hecho un montón de cosas que jamás habría imaginado hacer, como un viaje por carretera de casi 2.500 km. Este año que empiezo espero que sea un poco más… digamos que estable, porque aburrido no quiero que sea.

A mis 28 recién cumplidos (hace un par de horas escasas) puedo decir que he cumplido mis dos sueños, conocer el norte de España y vivir una temporada fuera en otro país. ¡Y vaya si lo he cumplido! Este año tendré que plantearme nuevas metas. De momento la única que tengo en mente es mudarme y encontrar un trabajo. Pero bueno, todo se andará.

En fin, no me siento más mayor que hace unas horas. Qué queréis que os diga, pero meda la impresión de que yo me quedé en los 25. ¡Si es que es como si no hubiera pasado todo este tiempo! Si no fuera por lo que me ha crecido el pelo (y el culo), yo diría que alguien me puso en pausa. Y oye, no se está tan mal. Eso sí, que se vuelva a llevar los kilos que se dejó que ya empiezan a molestar.