¡Primer aniversario!

Hoy estamos de celebración. ¡El blog cumple un año! Parece mentira que ya haya pasado un año entero desde que empecé a escribir sentada en una silla de jardín dentro de una caravana a 2.500 km de aquí. Ahora todo aquello me parece que ha sido un sueño.

Hace un año os contaba mis descubrimientos en un país del que desconocía muchas cosas, y no pasaba por mi cabeza que cumpliría el año escribiendo desde la cama donde he dormido gran parte de mi vida. Hay tantas cosas que han cambiado desde entonces, que no sabría por donde empezar. Pero bueno, la mayoría os las he ido contando a lo largo de los posts que he ido publicando.

Empezó como algo pequeñito, una forma de comunicarme con mi familia y que se fueran enterando de mis descubrimientos y avances en aquel país con tantas peculiaridades y que tan difícil nos lo puso. Nunca hubiera imaginado que a estas alturas habría recibido algo más de 47.000 visitas desde 71 países (aunque algunas hayan sido por error), que os habríais tomado la molestia de dejarme casi 1.500 comentarios entre todos vosotros (aunque tú, Mariajo, llevas el record con diferencia de los comentarios), que abriría un blog hermano de cocina (al que tengo que dedicarle algo de tiempo) y sobre todo que me habría ayudado tanto en mis horas de soledad.

La vida 2.0 puede ser muy grata, he conocido gente maravillosa y he descubierto todo un mundo detrás de los blogs que hasta que no me metí de lleno desconocía totalmente. Sé que la tengo un poco abandonada, los horarios y costumbres han cambiado desde que llegué. Pero ya llegará el día que vuelva a estar al tanto de todo, que le quite el polvo a Twitter, que vuelva a tener un horario para publicar más razonable (eso no se me olvida, lo tengo en mente), que vuelta a comentaros más a menudo a las que tenéis blog.

Tenía algo en mente para celebrar este aniversario, pero visto lo que me está costando cumplir con la lluvia de regalos (chicas, de verdad que no me he olvidado, nada más pueda acabo lo que os prometí) creo que voy a aplazarlo un poquito para que no pasen 4 meses antes de poder cumplirlo. Voy un poco a remolque, no lo niego. Pero llegará el día en que pueda volver a tenerlo todo en orden y sin atrasos.

Seguro que se me habrá quedado algo por decir, pero ante todo quiero daros las gracias por seguir visitándome a pesar de que mi vida ya no es tan interesante como podía ser hace tiempo. Tiene que llegar el día en que tenga cosas nuevas que contaros, pero hasta entonces muchas gracias por aguantar todas mis tonterías y pamplinas por insulsas que sean. Yo por mi parte os prometo que esto va a ser algo temporal, y que dentro de un tiempo (esperemos que no mucho) habrán cosas que contaros más interesantes que encontrarme una garrapata paseando por mi cara.

Gracias, gracias y mil gracias a todos los que con vuestras visitas hacéis que cada noche me siente bajo las mantas (aunque esté a punto de quitarlas) a contaros lo que me haya pasado ese día. Sin vosotros hace tiempo que me hubiera vuelto loca. ¡Vamos a por el segundo año!

Anuncios

Primer premio del año

Soy toda una despistada. Desde luego, si no llevara la cabeza pegada a los hombros, seguro que la perdía por ahí. Me dieron un premio ¡y todavía no lo había recogido! El blog Mi superbaby me ha dado el premio a…

blog+tierno

Hombre, tierno lo que se dice tierno… últimamente es más bien pesimista (o por lo menos me lo parece a mí) pero me encanta que se haya acordado de mí, es un gesto muy bonito y me hace mucha ilusión (nota mental: pasar por su blog para agradecérselo, no es suficiente con Twitter). Sin más, las reglas:

· Seguir al blog que te nominó (lo tengo apuntado para leérmelo de cabo a rabo nada más pueda).
· Responder a las 11 preguntas que te hacen (en este caso son 8, pero algunas cuentan doble).
· Hacer 11 preguntas más a tus nominados (uff… creo que este punto va a ser el más complicado).

Estas son las preguntas que me ha hecho:

1.- Lo que más te gusta de tu blog:
El hecho de que cuando lo empecé creía que no me leería ni el Tato. Lo sé, lo he dicho muchas veces, pero eso no lo hace menos cierto. Me encanta que me siga sorprendiendo a estas alturas. ¡Me tiene totalmente enganchada!

2.- Lo que menos te gusta de tu blog:
Que la inspiración escasea estos días. Temo que deje de gustaros o que os aburra con mis tonterías. Definitivamente, necesito algo más de vidilla.

3.- Si pudieras enmendar algo que hiciste en el pasado, ¿lo harías o piensas que lo hecho, hecho está?:
Creo que todo el mundo hay algo en su vida que habría hecho de un modo distinto. ¿A quién no se le han estropeado sus vaqueros favoritos y se arrepiente de no haber comprado por lo menos unos más? Bueno, hay cosas que sí que me hubiera gustado hacer de un modo diferente, pero me han llevado a donde estoy hoy. Sólo hay que arrepentirse de las locuras que no se cometan.

4.- ¿Contestas a todos los comentarios que te dejan?:
Siempre. Aunque hay días que me empano (o me duermo escribiendo) y tardo un par de días. Pero todos y cada uno de los comentarios tienen respuesta.

5.- ¿Qué libro es el que más te ha impresionado o te ha gustado especialmente?:
No diré título por no destriparlo, pero en uno de los últimos que me leí se cargan a la protagonista a mitad del 3º libro. Estuve enfadada unos días. Casi un año de espera para ese final tan estrepitosamente malo… ME pensaré si ver la peli (para qué engañarnos, al final la veré igualmente, aunque con menos gusto).

6.- En tu tiempo libre o si tuvieras más tiempo, ¿qué te gusta/ría hacer?:
Lo que me gustaría realmente es no tener demasiado “tiempo libre” (realmente no es libre del todo). Pero hay muchas cosas que me gustaría hacer. Tiempo al tiempo, todo llega (y os enteraréis).

7.- ¿Hay algún tema del que te gustaría escribir en tu blog que aún no te has atrevido a publicar o tienes en borrador desde hace tiempo?:
Mmmm… pues así de pronto no se me ocurre nada. Realmente escribo sobre lo que me va ocurriendo, no suelo dejar temas pendientes.

8.- Sí pudieras estar todo el día escuchando una canción, ¿cuál sería?:
Ahora mismo tengo en el mp3 16 canciones que escucho una y otra vez. La mayoría las habréis escuchado en la radio en los últimos meses. Hasta que no las aborrezca (literalmente) no creo que las cambie. Me encanta hacer el tonto con ellas cuando nadie me mira.

Como a mí tampoco me pilla muy inspirada para pensar en las 11 preguntas, dejo las mismas y relleno hasta las 11:

9.- Cuenta sobre una de las últimas películas que te hayan sorprendido (para bien o mal). No hace falta destripar el final.

10.- ¿Has sido atacada por algún seguidor troll?

11.- ¿De dónde sacas tiempo para escribir?

Y ahora las nominaciones. Como Mi superbaby ha nominado a muchas de las que sigo, me lo ha puesto un poco complicado. A ver si llego a los 11 blogs.

Mamá de una monita (porque a tierna no le gana nadie)
Maternidad en 2 lenguas (que ha jugado al despiste, me he enterado hace nada que cambió su dirección y yo pensando que ya no publicaba)
Diario de mi garbancito (que es probable que lo tenga repetido tropecientas veces)
Expatriadas (que no se lo deje, aunque como yo sea una repatriada, espero que siga contando sus paranoias).
Mamá Arcoiris en Arabia Saudita (la descubrí hace poco y me tiene enganchada)

Por supuesto no es obligatorio. Y espero acordarme de notificaros a todas. Perdonarme si me olvido de alguien, pero a estas horas la cabeza ya no rinde todo lo bien que debería. Malditas pelis de madrugada…

Lo que va a costar…

Ahora que ya me he hecho amiga de Youtube y hasta he subido un vídeo, hoy venía dispuesta a subiros los dos que tenía pendientes de Fallas. Con lo que no contaba era con la conexión “prestada” que utilizo. Me deja tirada 7 de cada 4 veces. Sí, lo sé. Queja ninguna que no es mía, pero si a mí me va así, el dueño tiene que andar con un mosqueo tremendo con aquello de que le falle tanto. Por lo menos yo me mosquearía si pagara por ese servicio.

Supongo que también influirá el cansancio, que aunque haya sido un día de Campo un tanto suave (el tiempo andaba jugando al despiste en esta zona) se acumula con lo de ayer y digamos que me cuesta mucho menos desesperarme.

En fin, hoy no ha podido ser, pero mañana empieza otra semana (aunque sé que para la mayoría ya habrá empezado cuando me leáis) y pienso ponerme las pilas y terminar todo lo que tengo pendiente, que no es poco. Recetas, vídeos, comentarios (que Mariajo, me has dado faena para un rato largo) y un par de cositas más. ¡Y mañana al mercadillo si el tiempo deja! Hay que ver lo poco que me cunden los fines de semana.

Qué mala es la culpabilidad

Anoche no escribí. Realmente fue un día de lo más tranquilo (vamos, aburrido) y no había nada nuevo que contar, así que después de estar horas con el blog abierto a la espera de “inspiración” decidí que no pasaba nada por pasar un día sin publicación. Qué equivocada estaba. ¡Si hasta me costó dormirme!

Aunque ya había avisado de que probablemente habría algún día en que no escribiría, me sentía culpable. Mira que le di vueltas y vueltas para ver si encontraba algún tema sobre el que contar, pero nada, al final apagué el ordenador sin escribir una sola letra. Tengo algunos temas pendientes, pero todavía no puedo escribir sobre ellos. Imaginaros hasta donde llegó mi… culpabilidad que hoy estaba incluso pensando en publicar un post “de relleno” para que no quedara ese hueco. Algo, lo que fuera.

Al final he llegado a la conclusión de que no pasa nada, que tiene que llegar el día en que vuelva a pasar o que sencillamente no pueda y habrán más huecos, así que a aguantarme me toca. No es que hoy haya sido un día demasiado movido, básicamente ha sido de lo más rutinario. Pero al fin y al cabo ahora es realmente cuando tengo tiempo de contaros cosas, así que voy a aprovechar.

Tengo a mi novio constipado. El pobre lleva ya un par de días fatal y a pesar de que está que no puede con su alma va a trabajar todas las horas que hacen falta. Me sabe fatal que tenga que ir estando enfermo y yo no poder moverme de casa. ¡Quiero trabajar ya! Sigue muy contento en el trabajo, pero con el horario tan largo que tiene casi no le veo, y más si llega a casa y lo único que quiere es irse a la cama a descansar lo que el constipado le deje. Bueno, ya llegarán las 2 semanas que tendrá libres por obligación el mes que viene y podré verlo más.

En fin, estoy en un momento en que ya se me están juntando los días. Hay veces que parece que se me han perdido un día o dos (o me los encuentro, depende de cómo me pille) y si no fuera porque mi madre sí que los tiene claros, bien organizados y sobre todo me los recuerda, volvería a no saber en qué día vivo. Esta cabeza mía anda perdidísima a veces.

Por cierto, si todo va bien tendréis una nueva receta publicada en un ratito. Hace mucho que no publico ninguna a pesar de que tengo unas cuentas para terminar. ¿No os digo que se me va la cabeza? Y Aiss, por si no has visto la respuesta a tu comentario (que tengo que llevarlos más al día, lo sé) cuando quieras yo me apunto a una sesión “destripa-suegras” delante de un café cuando quieras. Y porfi, dime qué significa eso de la eoi que me tiene intrigada. Lo siento, a veces soy así de cortita. ¡Ah! Y Mariajo, dame señales de vida para saber que estás bien y que no te pasas por aquí porque te lo estás pasando de miedo y no te da tiempo. ¡Se te echa de menos!

Revuelta en el Campo

Hoy ha tocado sesión de Campo como todos los domingos. Pero hoy ha sido un tanto movida. No estamos acostumbrados a que se nos cuele el cruce de pastor alemán del vecino en nuestro terreno. Lleva ahí muchos años, nos conoce y le damos de comer muchas veces, pero tiene una relación “amor-odio” con los nuestros. De normal se ponen a correr cada uno a un lado de la valla (de nuestro lado se van turnando) y se persiguen a ladridos. Pero hoy en un descuido se nos ha colado por debajo de ella.

Allí tenemos un perro “guardian”. Es un bruto de cuidado, pero tiene una paciencia tremenda con los pequeños y nunca les ha hecho daño a pesar de haberse llevado algún que otro mordisco jugando. Pero cuando el perro vecino (que nos conoce y tampoco suele ser agresivo) se ha encarado con él, claro, se ha defendido. El pastor alemán que le dobla en altura ha salido escaldado con un par de mordiscos bien dados, y si mi padre no llega a separarlos, habría acabado peor. Odín (el nuestro) sólo se ha llevado un rasguño en una pata.

¿Y a que no sabéis dónde estaban los 3 fierecillas? Pues armando jaleo ladrando alrededor. Lo que me ha sorprendido es que Kody ha defendido a Odín. Por lo general le “riñe” cuando juega demasiado a lo bruto con alguno de nosotros o otros dos, pero hoy lo defendía. Bueno, eso o sencillamente intentaba echar al otro de su terreno. Lo que queda claro es que se cree un perro grande, porque le cuadruplican en peso como poco. Kodý y los otros dos, que se meten con el perro que sea así tenga la capacidad de pegarles un bocado y tragárselos enteros.

Y así de golpe cambio de tema. Llevo ya un par de semanas dándole vueltas al tema de publicar a diario. Que antes tenía más cosas que contaros, pero ahora mi vida se ha vuelto bastante más monótona. No voy a abandonar el blog, pero creo que va siendo hora de que publique cuando realmente tenga algo interesante que contar. No quiero aburriros y que os vayáis, así que me lo voy a tomar con más calma. Quien sabe, quizá siga teniendo tema para publicar a diario, pero si algún día veis que no hay nada nuevo, es simplemente porque ha sido un día demasiado tranquilo. Ya llegarán días más ajetreados…

Aires de cambio

Esto no puede ser. Se acabó. Ya me he cansado y hay que hacer algo al respecto, así que aquí habrán cambios. No puede ser que la mayoría de las noches cuando me pongo a escribir acabe pegándole cabezazos al teclado del portátil y haya veces que tenga que publicar a la mitad porque me he quedado dormida y cuando abro los ojos tengo el tiempo justo para darle a publicar y guardarlo.

Ni qué decir de los comentarios, que cuando intento contestar la mitad de las veces acabo escribiendo algo incomprensible (es lo que tiene escribir medio dormida) y con alguno he tenido que volver a empezar hasta 5 veces. Así que a partir de ya vuelvo al horario normal que venía siguiendo hace un par de meses, a las 22:00 saldrá publicado.

Así tendré tiempo para volver a comentaros a algunas, que lo echo de menos. Estoy al tanto de lo que contáis (al menos en vuestros blogs, twitter de momento lo tengo un poco apartado) pero desde las sombras.

En fin, que las quejas de alguna (no hace falta que dé nombres, saben a quien me refiero, ¿verdad Yoli?) han surtido algo de efecto y vuelvo a la rutina de antes. La verdad es que no me cundía el tiempo por las noches y espero que a partir de ahora me de tiempo a todo.

Por cierto, no me olvido del sorteo, y las ganadoras tendréis el regalo listo en breve. Que soy una despistada, pero no me olvido. ¡Y espero que os guste!

Petición: la dirección del blog

Hoy ha sido un día bastante tranquilo. Hemos ido a cenar con mis padres y unos amigos suyos y nos hemos reído un rato. Lo malo ha sido que a la vuelta nos hemos dado cuenta de que Rafita se había quedado en casa sin compañía humana y se ha dedicado a ladrar sin descanso durante un buen rato. Espero que los vecinos no se hayan cabreado demasiado. Por lo general le ponemos un collar antiladridos para dejarlo encasa, pero hoy con las prisas de que llegábamos tarde se nos ha olvidado. Menuda cabeza la nuestra…

Lo dicho, como hoy ha sido un día sin mucho para contar, voy a responder a la petición que hizo una seguidora hace ya un par de semanas (o puede que fuera un mes, no recuerdo muy bien la fecha) pero que no me he olvidado. Ella preguntaba porqué elegí la dirección del blog que tengo.

Cuando empecé el blog estaba en Alemania, y cada día iba descubriendo cosas nuevas, que aunque España y Alemania estén relativamente cerca (unos 1.000 km si no me equivoco) tienen muchísimas cosas en las que se diferencian. La cultura y costumbres son muy diferentes, y en algunos temas son totalmente opuestos. Y como se suponía que iba a ser un blog en el que iba a contar aquellas cosas que me llamaran la atención (no pensaba que contaría tantas experiencias personales) busqué una dirección sencilla, fácil de recordar y que tuviera que ver con el tema que en aquel momento me ocupaba. Y así nació “alemaniaesdiferente.wordpress.com” (lo de wordpress es obligatorio al ser gratuito, no lo pongo yo).

Ahora que estoy en España la verdad es que no tiene mucho sentido que siga siendo la misma, ya que no creo que vuelva a pisar Alemania a no ser que vaya de vacaciones o algo por el estilo (más de una semana ya os digo yo que no voy por tierras teutonas). Pero claro, si cambio la dirección todos aquellos que me seguís desde el email dejaríais de recibirlos y tendríais que volver a apuntaros para que os llegaran de nuevo. Vamos, si ya ha quedado poca gente desde que he vuelto a casa, si cambio la dirección me quedo más sola que la una. Y como fue el origen de todo esto, creo que se va a quedar así al menos de momento.

En fin, espero haber respondido a la pregunta que se me hizo, y ya sabéis, si queréis saber algo sólo tenéis que preguntar. Si tengo la respuesta, lo publicaré. Y prometo no tardar tanto como con esta, que entre el traslado y las navidades se me ha quedado demasiado tiempo en el tintero.