Rafita ya está en casa!!

Rafita por fin ha aparecido. Después de casi 10 días perdido, hemos conseguido que vuelva a casa. ¡Qué alegría! 

Estando a punto de salir del trabajo, han llamado a mi compañero diciendo que lo habían visto cerca de la playa. Para allá que hemos ido volando. Pero al llegar al punto Rafita no aparecía. Nos hemos separado y yo no sé la de metros que he recorrido por la arena preguntando, pero llegó un punto en que me di por vencida y volví a donde nos habíamos separado. A pocos metros del punto veo dos orejitas negras que asomaban por encima de la hierba seca, y al acercarme un poco ¡era Rafita! Me he acercado despacio, parecía que no acababa de reconocerme. Y como a dos metros ha agachado las orejas como me hace cuando está meloso. Ahí y lo he cogido en brazos y no lo he soltado. 

Ha perdido peso, bastante. Mañana mi madre lo va a llevar al veterinario, que yo no tengo tiempo ni de respirar. Yo calculo que habrá perdido como un kilo o así en estos días. No creo que nadie lo hubiera conseguido atrapar en estos días. No parece que haya comido casi. 

Me ha costado un rato creerme que llevaba a Rafita en brazos. Empezaba a perder la esperanza de volver a verle, pero ahí está, acurrucado en la manta con el jersey puesto. Pobrecito, tiene que haber pasado una de frío…

  

Anuncios

Y fin

Se acabaron las vacaciones, y estoy reventada. Necesito vacaciones de las vacaciones. Viaje, búsqueda día tras día, estrés, mudanza, limpieza… No puedo más. Rafita sigue sin aparecer, y aunque no pierdo la esperanza, cada día que pasa me cuesta más creer que va a volver a mi lado. Me han enviado fotos y carteles de un montón de perretes muy parecidos a Rafita, pero no eran él. Le echo tanto de menos… Quiero tenerlo aquí dando guerra y quitándonos las mantas. 

En fin, mañana toca volver a la realidad. Vuelta al trabajo. La verdad es que para haber sido mis primeras vacaciones, podían haber ido mejor. Quiero que vuelva Rafita…

Distracción

Esta semana está siendo de los más intensa. Rafita sigue desaparecido, nadie sabe nada de él y me desespera el no saber nada. Para colmo alguna gente que ha pasado por lo mismo dice que han tardado un mes en recuperarlo. Un mes… Pero ¿y si luego no aparece? En el momento en que no tengo la cabeza ocupada me vuelvo a venir abajo. No pierdo la esperanza de volver a verlo, pero me duele pensar que igual no pasa.

Por otro lado, así en dos días nos hemos mudado. Estamos muy cerca del antiguo piso, pero aquí bastante mejor. No me viene mal, por lo menos tengo la cabeza ocupada y paso menos tiempo pensando en qué le habrá pasado a Rafita o si quien lo tiene lo devolverá algún día. Las vacaciones están siendo de todo menos relajantes. Era la primera vez que iba a tener vacaciones y me iba de viaje a disfrutar por ahí, y se perdió Rafita, nos hemos mudado y al final ni disfrute ni viaje prácticamente. No quiero más vacaciones. 

En fin, andamos rendidos con el traslado, y tampoco andamos muy finos con lo de Rafita. Le echo mucho de menos, y aunque haya otro bicho en casa, no sustituye a Rafita con su personalidad inaguantable. Esa es otra. Si alguien tiene a Rafita, no sé cómo lo aguanta. Seamos sinceros, no es un perro sociable, le ladra hasta su sombra, se hace pis donde le pille… Quien no lo conozca no creo que aguante mucho

Se acabó el viaje

En unas horas estaremos de vuelta en casa. Lo que se suponía iba a ser una viaje “a la aventura” de una semana se ha acortado bastante. Ya han disfrutado de las entradas al parque así que de vuelta. La última noche de hotel que también estaba pagada se la regalamos, pero yo no aguanto otro día más aquí sin poder buscar a Rafita.  

Todavía no ha aparecido. Parece que hay gente que lo ha visto, pero nadie ha llamado diciendo que lo tiene. Quiero llegar ya y ponerme a patear Denia buscándolo. Ya he perdido la cuenta de los grupos y personas que están ayudando de una forma u otra (de verdad, gracias) e incluso se ha ofrecido una recompensa de 100€ al que lo traiga de vuelta a casa. De momento no hay novedades, y ojalá las haya pronto. De todas maneras, mañana por fin podré unirme a la búsqueda por las calles. Pienso recorrerlas mientras no lo encuentre.

Culpabilidad

Rafita sigue desaparecido. Hay gente que lo ha estado viendo desde ayer, pero nadie lo ha cogido. De verdad, me encantaría poder agradeceros a todos y cada uno lo que os estáis volcando para ayudar a encontrarlo. Whatsapp, Facebook, radio… No alcanzo a imaginar la de personas que conocen ya lo de Rafita. Y no me doy por vencida, sigo con la esperanza de que aparezca por algún lado. 

Me siento tan impotente aquí… No poder buscarlo ni hacer nada allí, todo a través del móvil. Incluso han estado a punto de cancelarse las vacaciones, pero me parecía injusto dejar a los niños sin disfrutar de nada y volver a casa. Así que imaginaros la cara que se me ha quedado según me acercaba a PortAventura y he visto que en la entrada tienen guardería para perros. No los trajimos precisamente por no dejarlos en el apartamento encerrados dos días, y ahora mira. Si hubieran venido no estaría así de hecha polvo. He intentado ser fuerte y que al menos no se me notara mucho, pero me he venido abajo varias veces a lo largo del día. 

Quiero que Rafita vuelva. Quiero que al llegar a casa me esté esperando y me salude con sus vueltas nerviosas. Que me siente en el sofá y me asfixie poniéndome el lomo en la nariz. Para mí no es sólo una mascota, es el compañero que ha estado a mi lado los últimos 4 años y me ha acompañado en momentos muy duros. Consiguió que no me volviera loca en épocas de soledad. Y le he fallado. Yo lo dejaba con personas de confianza y ahora no me encuentra. Llevo todo el día pendiente del teléfono por si alguien tiene alguna pista nueva. Es mi pequeño y anda sólo por el mundo. Sólo quiero volver a verlo…

Rafita se ha perdido

Hemos empezado las vacaciones de la peor forma posible. Nos han llamado hace un rato para decirnos que Rafita se ha escapado y las personas que lo cuidaban lo han perdido. Por favor, a los que sois de Denia, si lo veis por la calle avisad o cogerlo, lo que sea. Estoy desesperada por recuperarlo. Creo que ya habéis visto fotos de él, pero aquí subo otra por si acaso. Llevaba su collar anti ladridos y un collar tipo pañuelo azul. Esta va a ser una noche muy larga… 

 

Los kilos navideños

Desde luego, no me vais a negar que en navidades es imposible mantener la línea. Si a eso le añadimos que llevaba casi un año sin probar ciertas cosas, ¿qué tenemos? Pues que me encuentro los kilos casi en cualquier sitio. Es terrible. Yo creo que ya engordo con mirar los dulces.

Que si jamón (recién cortadito y con la pata en la cocina es toda una tentación), que si dulces (creo que llevo bizcochos caseros en el cuerpo equivalentes a todos los meses que he estado fuera), que si turrón (¡yo que pensaba que este año lo tendría como producto de lujo!)… aquí no hay quien sea capaz de quedarse sin probar las mil y una cosas que ponen sobre la mesa. Y claro, eso va a algún lado. Y todas sabemos donde acaba.

Pero una de las cosas que más he disfrutado estos días es la fideuá que nos hemos metido hoy entre pecho y espalda. Yo que era de las que se comía un plato y casi por compromiso, y hoy he repetido y todo. ¡Si es que estaba buenísima! No se si será el tiempo que llevaba sin probarla o qué, pero madre mía cómo ha salido hoy.

Y por supuesto, Rafita haciendo ojitos a toda la comida que se está moviendo. Ya está casi recuperado, sólo le queda un día de jarabe (al que le pone caras raras cuando se lo damos) y un par de pinchazos para acabar el tratamiento. Hoy ya ha empezado a comer pienso del suyo mezclado con el especial y mañana ya sólo pienso seco normal. Y claro, el pobre se ha pasado 3 días comiendo poco o nada, así que cuando hoy ha encontrado su comedero lleno de comida y para él solo le ha hecho una fiesta. No se nos ha comido los dedos de milagro. Si no hubiéramos ido con mil ojos, se nos habría comido hasta las servilletas. Y a ver cómo se le explica a un perro que tiene gastroenteritis y no debe comer nada un par de dias…

En fin, ya me he dado por vencida con la comida. Y el cinturón ha pasado de ser un objeto con una utilidad a ser uno simplemente de decoración. Creo que para cuando acaben las fiestas me habré encontrado todos los kilos que conseguí perder en Alemania. Pero al carajo, pienso disfrutar, que ya tendré meses para volver a perderlos antes de que llegue el verano y ponerme el bikini.

PD: Perdonarme mi desconexión, pero entre la readaptación, la cobertura patatera de la que disfrutamos aquí y cosillas varias tengo totalmente abandonado el Twitter. Pero prometo ponerme al día en cuanto vuelva.