Si, si, si, el verano ya está aquí

Por fin ha llegado el verano, que yo pensaba que este año no iba a verlo ni de pasada. Y es que hemos tenido hoy unas temperaturas geniales. Unos muy bien recibidos 22 grados que invitan a pantalones cortos (que no tengo) y tirantes.

Solecito, cielo azul, buena temperatura… ¡y en breve piscina! Que al parecer la dueña del camping ha decidido que sí merece la pena llenarla para que nos bañemos. Así que en un par de días me veo bañándome en bikini. Bueno, yo y los otros 100 holandeses que se nos han instalado con las caravanas en la zona de acampada al lado de la piscina.

La dueña debe estar contenta, que ha metido caravanas en cualquier hueco que ha podido. Más o menos 50 caravanas con parejas de holandeses o grupitos que plantan el chiringuito (con sus plantas incluidas) en cualquier sitio que les dejen. La que lleva el record de plantas, le he llegado a contar 17 macetas de barro con plantas de unos 30 cm de altura. Yo me pregunto donde las meten todas en el trayecto sin que se rompan ni estropeen, que esta gente viene de muy lejos y no estamos al final de su viaje, más bien somos una parada a mitad de camino.

Nada, que continúe el tiempo así una temporadita que yo quiero coger algo de color antes de que llegue de nuevo el frío. Que aunque os parezca mentira, soy la más blanca del camping. Vergüenza me doy. Todos y todas luciendo moreno de todos los tonos posibles. Que alguno parece “natural” pero otros son de un tono un tanto anaranjado que parece que se han dado una friega con Risquetos. Es lo que tiene el moreno postizo mal hecho.

Lo único que ha empeorado con el sol son los ruidos. El terreno de al lado han estado cortando la hierba con un tractor y un camión y pueden estar horas dándole pasadas una y otra vez. ¿Que acaso la primera pasada no lo dejó lo suficientemente bien? Creo que hoy ha sido ya el 4º día consecutivo que a la hora de la siesta se ponen a dar pasadas. Aclaro que en casi todas ellas da la vuelta a escasos 3 metros de la caravana, así que os podéis hacer una idea del escándalo que hace. ¡Así no hay quien aprenda alemán con la tele!

Bueno, yo contenta de que mañana o pasado podré sacar el bikini del cajón y disfrutar del solecito que tanto echaba de menos después de estas lluvias. Solo espero que mi novio no monopolice la tumbona buena en las horas de sol para poder usarla, que la otra es una rebienta-espaldas.

Anuncios