La actuación de ayer

Y aquí vamos. Hoy pensaba publicar antes, pero esta tarde La Ninja me ha llevado a un bar con música en directo al que nunca había ido (me lo he pasado genial) y entre unas cosas y otras me voy liando y al final publico tarde. Si es que no puede ser. Pero bueno, ya estoy en faena y en un plis lo acabo.

Ayer la actuación se suponía que empezaba a eso de las 22:30. A ver, la actuación era en el edificio de al lado. Vamos, trayecto el justo. Pues llegué tarde. O eso creía yo, porque como se supone que bailaba después de la cena al final empecé a las 23:30 pasadas. Resultó que fue un sábado de lo más tranquilo, y el lugar de tener el restaurante digamos medio lleno sólo había una mesa. De 20, pero sólo una. No sé muy bien, pero algo tenían que ver con futbol de aquí del pueblo.

Qué queréis que os diga, pero de verdad que ha sido una de las actuaciones más divertidas que he tenido. Bailando en el sitio algunos, levantando las camisas… se lo pasaron genial. Y cuando saqué a la gente a bailar salieron 3 chicos. ¡Unos valientes! Me iban imitando y se rieron muchísimo. Sobre todo sus novias que estaban en primera fila. Entre las pelucas, el ambiente, con las camisas levantadas… disfrutaron como niños, yo incluida.

Pero como siempre tiene que pasar algo y esta vez no podía ser menos, resulta que el vídeo que me grabó mi amiga no se ve bien. Nunca me había pasado, pero se ha grabado mal. No es que tenga mal la imagen, es que la pierde de vez en cuando. Creo que a este paso jamás tendré un vídeo decente. Yo que esperaba podersubirlo… Tendrá que ser la próxima vez. Pero lo que sí tengo son fotos, que aunque sólo tenga de momento con uno de los 3 trajes que me puse anoche, por lo menos hay fotos. ¡Y aquí os dejo un par!

20140202_000651

Aquí me tenéis en pleno baile. ¿Notáis algo diferente? Quien primero lo diga (mamá tú no cuentas que tienes ventaja) se lleva un minipunto.

20140202_001051

Y aquí “posé” (se me da horriblemente mal, lo sé) mientras recuperaba el aire después de un par de canciones bastante movidas.

En fin, que fue una gran noche de actuación. Ojalá tuviera más de estas de vez en cuando. Quizá salga alguna más de cara al verano, y espero que en alguna de ellas pueda conseguir un vídeo decente. Al final fue mejor de lo que esperaba, ese miedo que llevaba se me ha quitado. Pero ahora tengo en la cabeza el “¿habrá gustado?” y es que cuando tienes observando a una persona que sabes que entiende de este tipo de baile (ya que lo ha visto muchas veces en su país de origen) la presión aumenta. Supongo que si tengo que enterarme, llegará a mí. Que este pueblo es muy pequeño y el restaurante está extremadamente cerca de casa…

Por cierto, acabo de mirar los comentarios y resulta que el móvil ha decidido dejar de notificármelos. Ya me extrañaba a mí que no llegara ninguno… ¡Sobre todo de Mariajo que no se pierde una! Perdonadme pero he confiado demasiado en el móvil. Ya no me vuelve a pasar.

De vuelta a los escenarios

Aquí me tenéis después de la actuación de esta noche. No me pidáis mucho que ha sido un día larguísimo y ya se me están cerrando los ojos. Entre el dolor de cabeza que me ha entrado al salir del restaurante y que acabo de cenar, tengo sueño para dar y repartir.

Voy a haceros un pequeño resumen y ya mañana os la cuento (que ha tenido tela) con algo más de detalle y fotos. Que lo prometido es deuda y yo cumplo. Pero las fotos han salido gracias a que mi amiga “La Ninja” (si alguien se fijó comentó hace un par de días) me ha acompañado para ayudarme con los trajes (otro día os contaré algunas batallitas de haber ido a actuar sin ayudante). “La Ninja” y yo no hace mucho que nos conocemos, pero es una gran persona y me cae genial. A ella tengo que agradecerle que haya venido conmigo y me haya echado una mano.

Tenía algo de miedo de volver a actuar en público. Ha sido mucho tiempo “retirada” y temía no volver a estar a la altura de las circunstancias. Pero a pesar de no verme tan en forma como antes (totalmente lógico) me lo he pasado genial. El ambiente acompañaba y puedo decir que ha sido una de las actuaciones más divertidas que he tenido. Eso sí, cuando me he visto en el vídeo me he visto como un pato. La gente que había en el restaurante se lo ha pasado genial, que es lo que cuenta. Pero espero que no les haya parecido una mala actuación.

En fin, por hoy creo que va a ser todo. Mañana os contaré algunas cosillas más, que hoy ya no doy más de mí. Estoy a nada de empezar a roncarle al portátil. Y mañana prometo comportarme y publicar pronto. Lo sé, debería publicar más temprano. Mira que me lo dice veces mi madre, pero al final nada, se publica a las tantas.

Sin ayudante para mañana

Mi novio ya ha vuelto a la ciudad. Y ha hablado con R.R.H.H. y le han dicho que va a trabajar hasta el día 9. Si tenemos en cuenta que acaba de madrugada y que el día 10 tiene que ir a conocer a los chicos a su cargo y el lugar, ¿qué tenemos? Ni un sólo día de descanso como Dios manda. Pero bueno, a él esto le encanta, y sé que lo va a disfrutar como el que más por muy cansado que venga. Y como dicen por ahí, sarna con gusto no pica.

¡Y mañana es el día en que vuelvo a bailar en público! Tengo muchas ganas de ponerme con todos los preparativos. Pero me temo que mañana no llevaré a quien me hace de cámara habitualmente. Siempre suelo enganchar a alguien para que venga y saque un par de fotos, pero esta vez a mi novio le pilla lejos (que es el que venía a las últimas actuaciones) y se me quedó vacante el puesto.

Al final me ha pasado como siempre y mañana me toca ponerme a sacar los trajes y grabar la música. Si es que me gusta ir al límite con estas cosas. Va a ser una tarde muy larga entre adecentar los trajes, peinarme y maquillarme. Pero aunque sea una foto de antes de salir de casa os subiré alguna mañana, que habrá sorpresita. Sólo os adelanto que tiene que ver con mi pelo.

El post de hoy es cortito, pero es que como a mitad he empezado a pegar cabezazos contra el teclado y no es plan. Mañana cuando vuelva a casa os contaré cómo ha ido la actuación, que como siga así voy a inundar el teclado y necesito que me aguante más tiempo.

Hoy vengo contenta. Tengo una pequeña noticia que contaros. ¡Vuelvo a bailar en público! Hoy me ha llamado mi amiga Rakel (que por si no os habíais dado cuenta todavía es un sol) y necesita que la sustituya en el restaurante donde baila normalmente. Y como es por un motivo alegre, ¡yuju! ¡Bien!

Ahora tengo por delante poco más de una semana para prepararme y tenerlo todo listo para el día 1 que es cuando me toca ir. ¡No imagináis las ganas que tengo! Mis trajes, mi música, maquillarme, peinarme… Todo lo que envuelve la actuación me entusiasma. Y por supuesto, os lo contaré nada más vuelva a casa ese día.

Y no ha sido la única noticia del día, a mi novio le han dado trabajo para una o dos semanas. ¿Por qué no estoy demasiado contenta? Porque es en la ciudad, y puede que por coger ese trabajito estuviera perdiendo el otro que sí es con intenciones de largo plazo. Ni qué decir que está más lejos e implican muchos más gastos. No me acaba de convencer, si va a la ciudad estará con sus compañeros, ya que es para la empresa para la que estuvo trabajando un año. Pero no le aseguran que se pueda quedar más allá de las dos semanas.

¿Y si vuelve a la empresa y luego no le mantienen más de un mes? Habría perdido la oportunidad de un trabajo que en principio debería ser más estable. Vuelta a buscar y una gran puerta cerrada. Si hubiera sido la semana pasada, habría ido sin pensarlo, pero se está acercando el momento de que le den la oportunidad de demostrar lo que vale y no quisiera que la perdiera.

Bueno. Ahora es cuando todos los que estáis ahí al otro lado de la pantalla cruzáis los dedos para que todo vaya encarrilándose y salga bien. Y para acabar hoy, os voy a poner una foto. Es algo vieja, todavía no llevaba el costado tatuado. Pero así os hacéis una idea de lo que suele ver la gente cuando bailo. Y prometo que si encuentro un vídeo decente lo subiré para quien quiera verlo.

CIMG1388

Volviendo a mi vida

Para hoy tenía pendiente escribir un post sobre el mercadillo y las “tendencias” de este invierno en mi pueblo como prometí en los comentarios de hace unos días, pero al final todavía no he ido desde que fuimos a ver a la familia y quería dejarlo para un día que tocara visita y tenerlo bien fresco. La noticia de hoy es que he vuelto a enfundarme en mi traje de danza. ¡Cómo lo echaba de menos!La hora de clase que he tenido se me ha hecho muy corta.

Y no es porque no nos metiera caña, que sé que mañana tendré agujetas en músculos que ya ni recordaba tener. Es que me he quedado con ganas de más, mucho más. Bailar me encanta, y cuando paso un tiempo sin bailar tengo mono. Los nervios en la boca del estómago y el “subidón” que me da al subirme al escenario es algo que ninguna otra cosa iguala.

Pero eso de haber estado un año parada se ha notado. Estoy de un oxidado… Tengo que volver a ponerme las pilas, si no el día que me toque bailar de verdad me va a dar algo. Pero si no era capaz de quitarme las botas de nieve ni en casa, mucho menos me iba a quedar descalza para ensayar, y las mil capas de ropa que llevaba tampoco son el equipamiento ideal. Pero ahora ya no tengo excusa, así que el rato que venza a la pereza me pondré a ello.

Por lo demás, sigo dándoles vueltas a los ordenadores de la familia, y por lo menos hoy he conseguido dejar uno de los míos listo para funcionar. El otro está que funciona lo justito, pero por lo menos hace el apaño mientras tanto. Eso de que mi novio y yo nos demos de guantazos por coger el portátil no hace mucha gracia, y menos a mi novio que con esto del blog lo tengo medio secuestrado para mí.

Hablando del blog, ya casi casi he conseguido ponerme al día con los vuestros, así que en un par de días me tenéis de vuelta dando la brasa comentando. Y a ver si un día de estos consigo publicar a la hora habitual de antes de volver a España, que ya me han echado la bronca por ahí por publicar muy tarde. Hay que ver lo que se puede empanar una con la tele cuando la entiende…