Ruidosa

Acabamos de llegar de comer en un restaurante y vengo mosqueada. Bueno, primero que nada. ¡Vacaciones! Estamos de vacaciones disfrutando de unos días de ajetreo, porque lo que es descansar… estamos molidos con tanto movimiento. Ya os contaré en otro momento.

A lo que venía. Hemos ido a comer con un amigo y su hija a un asiático. La peque claro, se ha portado genial hora y media, pero cuando se ha aburrido de sus dibujos cualquiera la mantenía sentada en la trona. Han empezado a jugar las dos a pillar y la mía andaba tan emocionada que se ha puesto a chirriar, porque cuando está contenta no chilla, chirría como una puerta oxidada cerrándose a cámara lenta. Pues una señora del otro lado de la sala se ha levantado a llamarnos la atención porque la niña le estaba molestando. Vamos a ver, es un bebé con poco más de 15 meses. Corre, pellizca, muerde, chirría, pero no es más que un bebé al que no puedes decirle que chirríe más bajo. Yo puedo entender que a esa señora alemana (que poco me extraña) se quejara diciendo que le molestaba por el audífono que lleva, pero la gente así tendría que tener un poquito de paciencia. La niña no ha dado un ruido en horas, y a 15 minutos de irnos (llevaba 5 jugando alrededor de la mesa) se ha puesto tan contenta que estaba haciendo ruido. A nadie más ha parecido importarle, ni nos han mirado mal ni se han quejado. No jugaba cerca de ninguna mesa con gente, y el ambiente tampoco era silencioso. Pero no pueden entender que todavía no es capaz de controlar del todo lo que hace, y el concepto “molestar” no sabe lo que es. Querrán que esté quieta sentadita en la silla con las manijas juntas y escuchando a los adultos. Ahora mismo tiene edad de jugar haciendo ruido, que agotar las pilas a 7 como yo, de ensuciarse y de todo lo que viene siendo hacer el bichillo por la casa o donde haga falta. 

Bueno, lo dejo ya que el patito ruidoso se acaba de despertar y ya no va a parar hasta la cena. Que poca paciencia tiene la gente.

Anuncios

Un comentario en “Ruidosa

  1. Te entiendo en parte porque yo tengo un peque ya con 9 años y al final son niños pero también tienes que entender que no todos tienen porque aguantar a nuestros niños. Es verdad tiene 15 meses y ella no entiende si molesta o no pero para eso estamos los padres y aunque a nosotros nos parezcan adorables puede que al resto del mundo no y somos nosotros sus padres, quienes tenemos que enseñarles a comportarse en determinados sitios y no dejar que corretean en el bar ni alrededor de la mesa porque no estás en casa ni en un parque ni en la calle, estás en un restaurante donde hay más personas comiendo. No te lo tomes a mal y te lo dice una que su niño fue y sigue siendo un terremoto en potencia pero si a mí no me gusta que otros niños esten correteando alrededor mío o chillando cuando estoy comiendo en un restaurante, tampoco quiero que el mío haga lo mismo y nos ha costado porque ellos no aguantan y a lo mejor también hay que plantearse que hasta cierta edad no hagas una comida de 2 horas en un restaurante porque ellos no lo van a aguantar, hasta el más tranquilo se aburrirá y hará berrinche, porque 1,5 horas o más de una comida para ellos es un mundo y se hace larguísimo y se aburren y ahí es cuando empiezan a “molestar” y no es justo ni para ellos ni para el resto de comensales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s