De cambios

Este mes de junio ha sido un mes con muchos cambios a nivel laboral. Bueno, en realidad solo uno. He dejado mi antigua empresa en la que llevaba 3 años por otra del mismo sector en la que trabaja Roxu, al que vuelvo a ver despierto. Y habrá gente que no lo entienda (sí, me refiero a tí), pero ha sido un cambio a mejor. Por lo pronto el horario me gusta mucho más, he dejado de recoger a la peque para dormirla a poder disfrutar de ella. Ahora le puedo dar el desayuno, la merienda casi todos los días y puedo dedicarle algo más a la cena, que estamos en plena fase ” me restriego la mitad del plato por la cara y la otra mitad se la tiro al perro”. Rafita el pobre cualquier día explota con la cantidad de comida que le tira al suelo. Cuando la recojo por la tarde tengo tiempo de hacer lo que quiera, ya sea pasear, dar la lata en el trabajo de mi madre o tirarme en la cama a jugar con la peque. Solo por este aspecto merece la pena sacrificar un par de horas a la semana o tener que trabajar un par de domingos en verano. 

Y en cuanto a Miniyo, está que no para. Muerde con sus 6 dientes, corretea y grita. Parece mentira que hace un año estuviera a punto de explotar. Un año casi ha pasado. Madre mía…