El gran día

Bueno, como os contaba ayer, el miércoles después de la sesión de fotos me fui a dormir con mis piernas hinchadisimas rezando para que no me dolieran demasiado al día siguiente, pero a las 4 de la mañana todo cambió, mi cuerpo dijo basta y tuve una fisura en la bolsa. Una hora después íbamos de camino al hospital a conocer a Miniyo, con todos los nervios e ilusión del mundo y yo con la intriga de cómo sería el parto. 

Nada indicaba que fuera necesitar una cesárea, y de hecho hasta pasadas 28 horas desde el ingreso no lo sabría. Pero no me adelanto. Al llegar al hospital explico mi caso y me ingresan a pesar de no tener contracciones de parto. Como he roto aguas me dan 12 horas para que nazca. Ahí ya la cosa empieza a ponerse sería. Me estaban diciendo que como mucho al día siguiente ya sería madre. Nos meten en una habitación para ponerme monitores y como yo en ese momento no tenía dolores pues nada, allí estábamos los dos con el móvil viendo vídeos y pasando el rato. Pasan las horas y me quitaron monitores a ratos. Seguía sin dolores y sin cambios significativos, así que deciden provocar el parto. Ahí es donde empecé a ver las estrellas. Durante un rato (perdí casi totalmente la noción del tiempo) cada contracción dolía más, pero las iba aguantando. Y por la habitación venga a pasar gente. Perdí la cuenta de la cantidad de médicos, matronas, enfermeras, estudiantes de practicas… que pasaron por allí. Creo que dio tiempo a que me vieran los dos turnos que había. 

Para las 23:00 (creo) ya pedía a gritos la epidural. Y ya que estaban me pusieron oxitocina que acabó de rematarme. Una hora me duró la anestesia y volvió a doler aquello lo que no estaba escrito. No hacía más que pedirle a Roxu que trajera al anestesista aunque fuera a rastras. Tras el segundo chute de epidural entré en un estado de paz que ya me daba igual todo. Qué relax. 

Hasta más o menos las 6 de la mañana la cosa iba avanzando, pero ahí se estancó y ya no hubo manera de que siguiera su curso. Dos horas después me dijeron que me mandaban a quirófano. Tardaron más en prepararme de lo que tardó en nacer. 

Durante muchos meses imaginé el momento en que oiría llorar al o la peque por primera vez, imaginaba cómo sería y si me echaría a llorar como en las pelis. Bueno, en realidad me lo imaginaba con Roxu a mi lado, pero no pudo ser. En lugar de oírla llorar el primer contacto fue una enfermera que por sorpresa la puso a mi lado y dijo “aquí está tu hija”. No me dio tiempo ni de hacerme a la idea de que la estaban sacando cuando ya la tenía encima mía. Y bueno, se la llevaron a los minutos a que la tuviera Roxu mientras me cosían. Y a partir de ahí, la llevamos babeando 3 meses y medio.

Lo que es el cuerpo que ya no soy capaz de acordarme con nitidez lo que dolieron las contracciones. Lo que dicen que luego todo ese dolor se olvida es cierto. Es algo increíble. En fin, se intentó un parto natural pero no hubo manera. Yo temiendo a la episiotomía y al final acabé con 16 grapas bajo el ombligo. Mi pobre ombligo… ya nunca volverá a ser el que era…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s