De bronca en bronca

Y tiro porque me toca. Menuda bronca me llevé de la matrona el lunes. Sé que vengo un poco tarde para contaros, pero es que todavía no me he recuperado de la mudanza (ni creo que lo haga a estas alturas… al menos a un punto en el que no me encuentre agotada a las 2 horas de empezar el día). Bueno, a lo que iba. El lunes llegaba yo feliz de la vida a la visita a la matrona (tenía un buen día) totalmente concienciada de la bronca que me iba a caer con mis 9 kilazos engordados  desde el principio. Inconsciente de mí pensé que me había “inmunizado” a las broncas y bueno, me tomé un poco a broma cuando me subí a la báscula. “Sube, sube, que todavía ni te acercas”. Debió de sentarle mal, porque a partir de ahí mutó en un ser rencoroso (yo creo que se guardó la bronca de la visita con mi madre para cuando fuera sin ella) y comenzó a decir que era una inconsciente,  que nos estaba poniendo en peligro, que ya me arrepentiría llegado el momento de haber engordado tanto, que no me muevo lo suficiente, que la pereza me va a pasar factura… y por si todo esto no fuera suficiente para andar tocándome  las narices, va Roxu y le suelta “la culpa es de su madre que le trae bollos de chocolate todos los días”. A partir de ese punto juro que me pareció ver cómo la cabeza le daba una vuelta de 360° y me sonreía con cara de “te vas a enterar…” Amenazando con que tendré una cesárea si sigo por el mismo camino, que ella se limita a apuntar y que los llantos vienen después… a partir de ahí dejé de escucharla. Lo único que entendí a partir de ahí con claridad fue el “estos son los horarios de las clases maternales. Si te quieres apuntar me lo dices y te tomo nota. Si quieres…” Sinceramente, la coletilla sobraba. Pero bueno, visto lo de antes, era de esperar.

Telita. Menudo cabreo arrastré el resto de la tarde. Que tengo tripa, y considerable, lo sé. Cuando la gente empieza a decirte a diario que ya estarás “a punto”, es por algo. Pero realmente lo que viene siendo el culo no me ha engordado a penas una talla desde el comienzo (aunque Roxu se empeñe en decirme los redondo que se me ha puesto) Lo que realmente hace que con ciertas prendas parezca una mesa camilla es lo que tengo bajo las tetas. Yo la veo enorme. Aunque luego la fiera no ocupe tanto. Se pega a cada vuelta por dentro… Ahora empieza a cambiar de posición a lo bruto y es hipnotizante ver como la tripa cambia de forma. Salen bultos que se mueven, que cambian la barriga de forma por completo… Es increíble. Y aunque me digáis de todo, creo que en el fondo sigo sin asumir que dentro de dos meses (¡dos meses!) de ahí vaya a salir una personita en miniatura. Tras la visita el sábado pasado a Ikea con su posterior resaca, tenemos gran parte de los muebles que nos faltaban, incluidos los de la habitación de la fierecilla. Sólo falta que la terminemos de hacer, que todavía no tiene techo y de momento la tenemos ocupada. Pues no nos queda nada… A ver si con un poco de suerte la empezamos a montar en un par de semanas…

Bueno, os dejo que hoy tengo cena. Ya os seguiré contando…

¡Y que conste que mi madre no me trae chocolate todos los días! Como mucho un par por semana…

Anuncios

9 comentarios en “De bronca en bronca

  1. Esa mateona se pasa tres pueblos!! Vale que tiene que controlar que no subas mucho de peso, que es por tu bien, pero que por su culpa vayas a coger una depresión… Eso no. La mayoria de mamás hemos engordado más de 10 kilos en el embarazo, tu ya castlos tienes encima, pues ahora a cuidarte y a no coger muchos más. Tendremos que salir a pasear todos los días y a cuidarte con la comida.

  2. Hola guapisima! Mira, yo engordé unos 24 kilos!!! Que si, que con 5 meses también me preguntaban si estaba a punto o llevaba gemelos, pero yo me veía guapisima de cara y casi ni me veía el culete que se me puso. A los 9 meses del peque decidí cambiar mis hábitos de alimentación y con unas comidas sanas (no me prohibieron ningún alimento, sólo reducir un poco las cantidades) volví a mis 58 kilos pre-parto. No tuve cesarea, fue un parto normal, el peque pesó 3,650 kg y fue una preciosidad con mofletes. No le dí pecho y al salir del hospital no había perdido ni un gramo, jajajaja… tragoncete como la mami, jijiji. Lo que quiero decirte es que no por engordar más de lo que se supone vas a acabar en una cesarea o un parto complicado. A todo esto, no tuve diabetes gestacional (y si yo me bebía un litro de leche al día con nesquik y comía croissans y verdura y fruta y de todo pero a todas horas, tenía muchisima hambre siempre), más bien, tuve una bajada impresionante de azúcar con la prueba dichosa. Así que a disfrutar de los meses que te quedan. A mi me pilló todo el veranito (mi peque nació a finales de septiembre), así que imagínate el calor y curré hasta 2 horas antes de ponerme de parto (soy adiministrativa y en la oficina tenía aire acondicionado y en casa no, jeje) y lo que menos me apetecía después de 7 horas de curro era irme a caminar, sólo quería una ducha y quedarme en el sofa a descansar.
    un beso y seguro que todo ira genial.
    Aiss

    • Yo lo de trabajar hasta el último día lo veo muy complicado, ahora ya me cuesta acabar la jornada, como para quedarme dos meses más. Y es que a parte del cansancio, la cabeza se me embota y no doy pie con bola. Literalmente la cabeza no me funciona a partir de cierta hora. Y por si fuera poco, hoy insomnio. Mañana va a ser un día muy largo…
      ¡Besotes!

    • Dímelo a mí… Yo con todas las que he hablado han sido un mínimo de 15 kg y todas tienen unos nenes monísimos. Alguna ha llegado a los 25 kg y ahora están estupendas las 2. Que yo no engordo por gusto, pero la colega tiene un trauma fijo.
      ¡Besitos y gracias por pasarte a comentar!

  3. Es que yo soy un poco masoca, jajajaja y tampoco tenía mucha más opción en el curro, era algo como si o si, no se si me entiendes. Pero que nada, que estarás guapisima seguro y la bebe será una preciosidad. Tengo una amiga que sólo engordo 6 kilos!!! pero tenías que ver el control que llevaba con la comida y yo, la verdad, como que eso tampoco.
    Un beso!

    • A mí no me preocupa ponerme como una ballena teniendo en cuenta la estatura que tengo (a ver, que no quiero, pero voy conciencia da a que si pasa, pasa) pero tampoco es que me atiborre con todo lo que se me pone por delante. Algún caprichito, pero tendré que disfrutar, no? Y te admiro, porque a mí últimamente se me nubla la cabeza y no tengo forma de dar pie con bola en el curro. En fin…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s