A mitad de puente

¿Sabéis esos días festivos en que quieres hacer todo lo que no puedes hacer de normal y en lugar de descansar acabas rendida? Pues ayer no fue un día de esos. Fue más bien de los de no quitarse el pijama más que para ducharse. Menudo día de pereza continua. Me levanté a cocinar y porque me dio hambre (el niño que me mordisqueaba los tobillos puede que también influyera), que si no, ni por esas. De verdad, día perro donde los haya. 

Hoy en cambio nos ha cundido algo más. Hemos ido a comprar las maletas para el viaje (la que tenemos está para el arrastre) y a recoger los trajes de buceo para ir repartiendo en peso en las maletas. Sí, todavía queda algo más de una semana, pero prefiero ir haciendo cosillas ahora y no dejarlo todo para el último día. ¡Que ya no nos queda nada! ¡Que en breve estaremos en Tenerife disfrutando del sol y la playa! Que parece mentira que viva en la costa. 

Bueno, a por el segundo viaje de vacaciones que hago en mi vida. Solo espero que sea menos accidentado que el anterior. Con eso ya me conformo…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s