El susto de la madrugada

Anoche fue una noche horrible. Me llevé un susto que yo creo que ha sido uno de los más grandes de mi vida. Estaba dormida, y era poco después de que escribiera cuando me empezó un dolor de cabeza terrible. Me puse a buscar algo que me lo aliviara, y después de un rato largó buscando encontré una caja de Gelocatil de ese que se bebe. Tiene un sabor asqueroso, pero por quitarme el dolor de cabeza, lo que hiciera falta.

Empecé a tomarlo y tragué mal. Me cortó la respiración completamente durante el minuto más largo de mi vida. No podía respirar en absoluto. Ni entraba ni salía aire. Entonces por fin conseguí toser y por fin el aire empezó a entrar, aunque muy lentamente. Me tiré tosiendo Gelocatil durante hora y media. Fue una noche agotadora, y sobre todo terrorífica. De verdad que lo pasé fatal.

Y hoy ha sido un día muy largo, más de 13 horas de trabajo y sólo media hora de siesta. Imaginaros, anoche casi no dormí y hoy mucho trabajo. Estoy rendida. Así qué voy a ver sí consigo recuperar algo de sueño esta noche. Eso sí, no quiero volver a ver el Gelocatil a menos de 5 metros de mí. Prefiero morirme de dolor antes que volver a quedarme sin aire. Menudo invento para la gente patosa como yo…

Anuncios

Un comentario en “El susto de la madrugada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s