Reflexiones entre jarras

Hoy he tenido un momento de esos “esta tía está fatal” por la noche. Trabajando me ha entrado la risa floja cuando estaba acabando el turno. Ha sobrado un perrito caliente y me lo han dado, y como tenía hambre me fui al office donde tenemos los lavavajillas a comérmelo. Una de mis compañeras estaba allí y no sé qué pensaría, pero ver a alguien comiendo mientras se ríe no es muy normal sin motivo aparente.

¿Sabéis en qué pensaba? Que es lo más parecido a una cena con amigas que he tenido en años. Luego le he estado dando vueltas y en realidad es triste, pero es lo que hay. Amigas no tengo, hace mucho que las mandé a paseo. Y con tanto cambio de ciudad pues no he tenido la oportunidad de hacer amistad con nadie y quedar de vez en cuando. La única persona con la que quedaba es mi amigo de toda la vida, pero ahora mismo mi novio lo tiene secuestrado en el trabajo, así que es casi imposible que quedemos por culpa de los horarios.

En fin, tampoco es que pudiera quedar mucho ahora, pero echo de menos el cenar y tomar algo con una amiga. Ya llegará el invierno y tendré más oportunidades.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s