Con los dientes largos

Hoy tenía libre en el trabajo de las peinetas. Y en lugar de dormir he ido todo el día a trabajar a la tienda. Y no es que no quisiera descansar, de echo me hubiera venido de perlas. Es que tengo un puntito masoca. Para qué engañarnos, me encanta. No me cansaré de decirlo, es el trabajo que tantas veces me había imaginado. Pero todo tiene un precio, y este trabajo no iba a ser menos.

A diario pasan por mis manos equipos de todo tipo. Portátiles, móviles, tablets… Claro, se me ponen los dientes largos. Si por mí fuera, no ganaría lo suficiente para comprar todo lo que me gusta. La parte buena es que por lo menos me “quito el mono” reparándolos.

En fin, voy a aprovechar para dormir un poco más hoy que puedo. Que sí, me encanta el trabajo. Pero los madrugones no hay quien me los quite. Eso sí, me los hace más llevaderos.

Anuncios

Un comentario en “Con los dientes largos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s