¿No querías faena? ¡Pues toma!

Buff… Yo que pensaba que hoy tendría más tiempo para escribir, y al final ha sido un día agotador. Mi primer día como técnico (pero de verdad, con puesto de trabajo y todo) ha sido largo de narices. La mañana ha sido un poco “voy como pollo sin cabeza por la tienda”, pero por la tarde (he ido un par de horas antes de ponerme las peinetas por gusto. Sí, soy un poco masoca) ya me he sentido más productiva.

Me encanta. Estar entre cables, botones y tornillos es algo que disfruto muchísimo. Y ya cuando pasen un par de días que me habitúe al ritmo de trabajo será genial. Y como al final ha sido un buen día y vengo contenta (aunque las piernas me hacen ochos) os voy a contar un poco el día de ayer. Si no, me temo que se me va a acumular la faena y bastante tengo ya con todo lo que tengo pendiente de contestaros (que no me olvido, yo también os leo y agradezco muchísimo vuestros comentarios).

¿A que no sabéis quién vino ayer a verme? El dueño del trabajo de las peinetas. Sí, el dueño que vive a una hora de aquí se presentó nada más supo que tenía otro trabajo. Yo un poco asustada, pensando que igual le había sentado mal, porque ya había hablado con los encargados y dejado claro que no me iba, sólo que las mañanas (las horas más flojas) no podría trabajarlas. Y me hizo gracia la conversación, porque no sé cuantas veces me dijo “pero no nos dejas, ¿no?”. Claro, teniendo en cuenta que el jueves pasado la compañera que entró conmigo se fue sin más, ni 15 días ni nada, de un día para otro, tenía que estar temblando. A ver a quién entrenaba en un par de días para que le respondiera al trabajo. Imaginaros, de ser 5 chicas (dos veteranas de las cuales una se va a final de mes, una semi ,una que ya estaba cogiendo el ritmo y una novata) a quedarse con 2 (una veterana y la novata) pues da miedo. Sobre todo a la veterana, que me miraba con cara de pena y también me decía que no les abandonara. Al final el jefe lo ha arreglado para que yo no tenga que ir por las mañanas y ya está. Total, es cuando menos se trabaja, con poner a alguna de las otras va bien.

Y todos contentos. Yo con dos trabajos, en el restaurante (bueno, llamemoslo así) contentos de que no me vaya, y la tienda con un nuevo fichaje y encima femenino. Que lo creáis o no, a la gente le sorprende que una chica esté de técnico. Creo que soy la única friki del pueblo. Así que nada, a dormir un rato que las 7 de la mañana están aquí mismo y necesito dormir un rato. Va a ser un verano interesante… y agotador. Necesitaré café en vena, y eso que no me gusta demasiado.

Anuncios

3 comentarios en “¿No querías faena? ¡Pues toma!

  1. No sabes cuanto me alegro de lo que acabo de leer.
    Me alegra que disfrutes tanto de lo que haces y qué bien que vas a poder compaginar las dos cosas en cuanto le pilles el ritmo esto está chupao!!
    Ya solo te falta la casita que tranquila que todo se andará!!
    Esto va viento en popa chica!!
    Que descanses!!
    Besitos y feliz miércoles!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s