Esperando para variar

Hoy hemos ido mi madre y yo a ver un piso para poder mudarnos en breve. ¡Sí, bien! Ya hemos ido a ver algunos, pero hasta ahora ninguno me había convencido. Dos de ellos tenían la desventaja de que la dueña vive justo debajo, y no me hace mucha gracia. Si fuera un vecino “normal”, no me importaría, pero la dueña (una señora mayor en ambos casos) vive debajo… como que no. Me explico. Somos bastante nocturnos ( creo que os habréis dado cuenta) y queramos o no, algo de ruido hacemos. Los perretes se emocionan cuando alguno de nosotros llega a casa, y no suelen ladrar, pero pegan saltitos  y lloriquean un par de minutos. A parte, es normal que nos pongamos a cocinar, ducharnos o simplemente ver la tele, y algo de ruido hacemos ( nada exagerado, lo normal). Pero si tenemos a la dueña debajo, implica tenerla controlando cada uno de nuestros pasos y no es algo que me agrade.

Por otro lado, hemos llamado a más, pero piden un precio exagerado o sólo lo alquilan por semanas durante el verano. Luego está una casita en pleno centro que me gustó mucho (teniendo en cuenta que soy yo la que más tiempo voy a pasar, creo que a la primera que tiene que convencer es a mí, aunque mi novio también opine), pero nos están poniendo muchas pegas en la inmobiliaria que lleva el alquiler. Que si los dueños viven en Francia y deben venir a firmar, que si seguro, que si no consiguen contactar con ellos… Realmente dudo de que quieran alquilarlo, pero si la cosa sigue igual, creo que voy a descartarla.

Pero el piso de hoy me ha gustado en general. La dueña es un encanto y vive cerca, pero no debajo. Es un piso antiguo pero coqueto, y con espacio más que suficiente. La pega es que oficialmente sigue con inquilina todavía. Se supone que ya no va a volver, pero no es 100% seguro todavía. Pero vamos que yo me lo quedaba a la de ya

Así que en esas estamos, esperando a que alguien nos dé una respuesta en breve y empezar a movernos. Aunque son dos viviendas totalmente diferentes, vamos a coger la primera que nos confirme que es nuestra. Ahora toca esperar a ver quien hace la llamada del millón antes. Si sale alguna otra oportunidad, no dudaremos en ir a verla, pero de momento ya tenemos opciones. Sólo esperamos que el momento de mudarnos no se alargue más de un par de meses. Será la primera casa “propia” que tengamos desde que salimos de la Ciudad hace dos años. Qué ganas tenemos de que llegue ese momento… ¡Y qué poquito nos queda!

Anuncios

2 comentarios en “Esperando para variar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s