Guardianes de diseño

Si os digo animal guardián, seguro que os viene a la cabeza un perro, y con casi toda seguridad de un tamaño considerable y con mala leche. Bueno, igual con mala leche no porque hay algunos que no la tienen, pero siempre suele ser un perro que impone sólo con verlo, aunque luego sea un trozo de pan. Lo que a nadie se le ocurre es poner en ese lugar un animal con plumas. A mí por lo menos me pasaba hasta ahora.

Hoy hemos tenido visita en el Campo. Como no conocen la zona, les hemos hecho un pequeño tour por los terrenos vecinos a que vieran aquello. En uno de los caminos, andábamos escuchando algún animal haciendo ruido, y al acercarnos a la parcela hemos visto que eran 2 ocas. ¡Y qué mala leche gastaban! Cualquiera metía un dedo por la valla. Graznando y acercándose a nosotros con unos aires amenazadores tremendos. ¡Si hasta el dueño tenía que ir con una vara por si acaso! Que a un perro lo entrenas, y por lo menos a los que son de la familia los considera “amigos”, pero a un bicho de estos… cualquiera le enseña modales.

Qué queréis que os diga, pero casi prefiero un perro que las ocas con tan mala baba. Que a nadie se le ocurra colarse en aquella parcela, porque las 4 naranjas (o lo que sea, no me he fijado muy bien con la distracción de las ocas) les pueden salir muy caras, más o menos como unos pantalones nuevo o un dedo. Si tenía acojonado hasta al cachorro (ya grandecito) de pastor alemán…

Anuncios

2 comentarios en “Guardianes de diseño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s