Qué mala es la culpabilidad

Anoche no escribí. Realmente fue un día de lo más tranquilo (vamos, aburrido) y no había nada nuevo que contar, así que después de estar horas con el blog abierto a la espera de “inspiración” decidí que no pasaba nada por pasar un día sin publicación. Qué equivocada estaba. ¡Si hasta me costó dormirme!

Aunque ya había avisado de que probablemente habría algún día en que no escribiría, me sentía culpable. Mira que le di vueltas y vueltas para ver si encontraba algún tema sobre el que contar, pero nada, al final apagué el ordenador sin escribir una sola letra. Tengo algunos temas pendientes, pero todavía no puedo escribir sobre ellos. Imaginaros hasta donde llegó mi… culpabilidad que hoy estaba incluso pensando en publicar un post “de relleno” para que no quedara ese hueco. Algo, lo que fuera.

Al final he llegado a la conclusión de que no pasa nada, que tiene que llegar el día en que vuelva a pasar o que sencillamente no pueda y habrán más huecos, así que a aguantarme me toca. No es que hoy haya sido un día demasiado movido, básicamente ha sido de lo más rutinario. Pero al fin y al cabo ahora es realmente cuando tengo tiempo de contaros cosas, así que voy a aprovechar.

Tengo a mi novio constipado. El pobre lleva ya un par de días fatal y a pesar de que está que no puede con su alma va a trabajar todas las horas que hacen falta. Me sabe fatal que tenga que ir estando enfermo y yo no poder moverme de casa. ¡Quiero trabajar ya! Sigue muy contento en el trabajo, pero con el horario tan largo que tiene casi no le veo, y más si llega a casa y lo único que quiere es irse a la cama a descansar lo que el constipado le deje. Bueno, ya llegarán las 2 semanas que tendrá libres por obligación el mes que viene y podré verlo más.

En fin, estoy en un momento en que ya se me están juntando los días. Hay veces que parece que se me han perdido un día o dos (o me los encuentro, depende de cómo me pille) y si no fuera porque mi madre sí que los tiene claros, bien organizados y sobre todo me los recuerda, volvería a no saber en qué día vivo. Esta cabeza mía anda perdidísima a veces.

Por cierto, si todo va bien tendréis una nueva receta publicada en un ratito. Hace mucho que no publico ninguna a pesar de que tengo unas cuentas para terminar. ¿No os digo que se me va la cabeza? Y Aiss, por si no has visto la respuesta a tu comentario (que tengo que llevarlos más al día, lo sé) cuando quieras yo me apunto a una sesión “destripa-suegras” delante de un café cuando quieras. Y porfi, dime qué significa eso de la eoi que me tiene intrigada. Lo siento, a veces soy así de cortita. ¡Ah! Y Mariajo, dame señales de vida para saber que estás bien y que no te pasas por aquí porque te lo estás pasando de miedo y no te da tiempo. ¡Se te echa de menos!

Anuncios

12 comentarios en “Qué mala es la culpabilidad

  1. Ya falta menos para que encuentres un trabajo,intenta no desanimarte.
    Es una situacion muy dura la que estamos viviendo,en mi casa estabamos los tres en el paro,apunto de quedarnos con solo 426 euros para todos,y en unos dias salió trabajo para dos,pasamos de la desesperación a la gloria.

    • Yo no me desanimo, si no puedo quejarme. La situación en la que estoy ya la quisiera más de uno. Pero ya tengo ganas de encontrar algo.
      Es genial que encontrarais algo dos de los que estáis en la casa. Respirasteis aliviados seguro. Me alegra ver que hay gente a la que le empiezan a ir bien las cosas. ¡Y que os dure esa felicidad!
      ¡Besotes!

  2. Guapa, no te sientas culpable por no escribir, ya que si no te sientes inspirada o no tienes nada que contar, no pasa nada.
    Ya verás que dentro de poco te sale un buen trabajo y tendrás muchas cosas que contarnos.
    Un beso y mucha suerte!

  3. Yá te he dicho más de una vez y además te lo digo unos comentarios más abajo que publiques cuando puedas o quieras que no pasa nada aquí seguiremos estando tus incondicionales así es que no tienes que sentirte culpable por eso.
    Espero que tu novio yá esté mejor pobrecito no me extraña que en cuanto llegue a casa sólo quiera acostarse porque entre el cansancio y el resfriado…
    Eso de que la cabeza la tienes liadísima y que no sabes el día en que vives me suena mucho jajaja!!
    Pues aquí estoyyyyyy jajaja!!
    GRACIAS por echarme de menos amiga!!
    Y no no es que me lo esté pasando de miedo!! Bueno algún que otro día sí lo he pasado bien jajaja!! Pero es que desde hace bastante tiempo estoy muy cansada y ahora en éstas fechas más aún y aunque yo también me siento culpable cuando no comento ya sabes lo que pasa que siempre dices mañana me pongo y luego pasado y así sucesivamente pero yá hoy dije que no lo dejaba más pasar y llevo más de media tarde leyendo y comentando jajaja!!
    Besitos!!

    • Es que cuando no te dejas ver por aquí se nota, y mucho. Como que me falta algo. Pero te digo lo mismo, tampoco hace falta que comentes todos y cada uno de los posts. Yo sé que es mucha faena la que se te acumula para cuando vienes a contestar. Tú cuando puedas y tengas ganas, que esto no es una obligación.
      ¡Besotes!

      • Que conste que a mí me encanta aunque haya días que me pille poco “inspirada” para contestar. Pero siempre espero tus comentarios, temiéndoles si pasan días sin que comentes. ¡Pero siempre los busco!
        ¡Besotes!

  4. Hola wapisima!!! Lo de la eoi es la “escuela oficial de idiomas” llevo yendo 4 años a alemán (pero repetí segundo), así que estoy en 1º de intermedio, jejeje. Reconozco que me gusta pero me cuesta muchísimo!!!!!! Esta cerca de la UNED y cerca de un mercadona (a ver si ahora me he equivocado y no vives ahí!!!! y vives en otro pueblo!!!!). Por eso te decía, que si necesitas algún apunte de gramática o vocabulario porque te apetece echarle una ojeadita, “kein problem”.
    Me alegro que tu padre haya encontrado curro y espero que prontito tú también, que seguro que llega!. Un abrazo!

    • ¡Anda la leche! Pero si yo paso por ahí toooooodas las mañanas. Es mi ruta principal con los fieras cuando los saco de paseo. Tú si una mañana ves a una zumbada con dos perretes por allí gritando Rafita de vez en cuando, esa soy yo.
      Y la verdad es que le estuve dando vueltas a apuntarme a clases de alemán ahora que tengo una “pequeña base” y no es empezar desde cero. Quién sabe, ¡igual nos cruzamos por allí! Eso sí, lo del café sigue en pie.
      ¡Besotes!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s