Se nos acaba la paz unos días

Bueno,ya tenemos oficialmente fecha para que empiecen las fallas aquí en el pueblo. Del 13 al 20 (eso pone en las señales, aunque el 19 acabe todo) moverse con el coche va a ser una tortura, y ya no digamos aparcarlo. Todo un cruce con sus 4 tramos de calle que nos van a cortar unos días. Que sí, que ver quemar la falla como en un palco tiene su aquel, pero la jodienda de los coches ya no hace tanta gracia, os lo digo yo.

Pero ¿sabéis quién es realmente el más perjudicado aquí? Gordi, el perrete de mi madre. Les tiene pánico a los petardos y huye de las bandas de música. Vamos, que se va a pasar una semana con los nervios de punta (como Rafita con sus picores, luego os lo cuento) o hasta las cejas de algún tranquilizante.

Si es que me da hasta pena, el pobre se subiría al hombro de mi madre si llegara de un salto cuando oye algo que suene mínimamente a petardo o música. Menos mal que los nuestros se criaron en la Ciudad y se han acostumbrado muy bien. Era eso o pasarse una semana acurrucados en un rincón.

Y bueno, ahora tengo a Rafita histérico perdido, incluso más delo normal. El domingo le pusimos la pipeta (para los sin-perros, es un líquido que se le pone en la nuca al perrete y le protege un tiempo de pulgas y garrapatas) y desde entonces no deja de rascarse, restregarse con quien pilla a mano o hacer monerías a quien sea para que le rasque. Creo que nunca le había visto la cara de felicidad que pone cuando alguien le da una buena rascada en el sitio.

En fin, que me desvío del tema. Por delante nos quedan días de escuchar petardos casi a cualquier hora del día (ya os hablaré de las “despertás” cuando llegue el momento y de lo que joden) con un intervalo entre ellos de unos 15 segundos como mucho. De verdad, ni en la Ciudad viviendo al lado de un parque ni paseando por el centro en plenas fiestas he escuchado tantos seguidos. Sólo espero que este año no se pasen con la discomóvil y apaguen antes de las 4:00. Haciendo balance, creo que van a ser unos días de sueño ligero y mala leche por casa. Adiós siestas…

Anuncios

4 comentarios en “Se nos acaba la paz unos días

  1. Ay pobrecito mío!! Espero que si le dáis algún tranquilizante le haga efecto y no lo pase tan mal!
    Éste Rafita es un caso pobrecito con lo que jode que te pique en algún sitio y no alcanzar a arrascarte jajaja!!
    En fín, sólo decirte que te sea lo más leve posible y que disfrutes lo que puedas y te dejen!!
    Besitos!!

    • Al final ni tranquilizante ni nada, aguantando como un campeón. En brazos, pero bueno.
      Se disfrutan, pero con la mala idea que tienen algunos (ya nos han tirado varios petardos cerca yendo con los perretes) a una le hierve la sangre más de que lo que debería.
      ¡Besotes!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s