Falta de práctica

Parece ser que durante el tiempo que he estado fuera he perdido la práctica a la hora de enfrentarme a los comerciales que llaman a la puerta. Tanto tiempo allí sin ver uno parece que me ha afectado y ahora me pillan con la guardia baja. Yo que tenía ya la técnica tan depurada…

Ojo, no me estoy metiendo con ellos. Es más, hace unos años trabajé de comercial para una compañía de teléfono y sé lo que se siente cuando te pegan el portazo, te gritan o te mandan bien lejos. Por eso precisamente busqué una manera de ser cortés de despedirme sin tener que entretenerme con ellos. No sé si alguien más por aquí la usa, pero la recomiendo. Simplemente un “soy la niñera” (o cualquier variante, cuido a la señora, riego las plantas… allá la imaginación de cada uno) basta para que no tengan el más mínimo interés en contarnos nada y sin cargo de conciencia al menos por mi parte. Eso precisamente es lo que hoy debería haber dicho.

Ha venido una chica de mi edad, muy simpática ella (de verdad, un encanto) para la venta por catálogo. Yo pensaba que sólo quería dejarme la revista para que la ojeara y otro día le daba una respuesta, así que cuando me dijo si podía pasar un minuto para apoyarse me la coló. He de decir que la técnica está mucho más depurada que hace unos años. Cuando me he dado cuenta de dónde me estaba metiendo ya era tarde. Al final he llamado a mi madre para que viniera al rescate y he salido por piernas con los perretes (que ya les tocaba igualmente). Tenía que haberle dicho que era la niñera nada mas abrir la puerta. Nos hubiéramos ahorrado el mal trago. ¡Hasta me sabía mal por ella! Tiene que ganarse la vida, pero en esta casa es una pérdida de tiempo.

Fijaros hasta qué punto he perdido la práctica que el otro día un hombre de estos que van con la biblia en la mano predicando por la calle también me la jugó. Yo pensando que iba a preguntarme por alguna calle y cuando me paro un segundo saca la biblia desde su espalda. Al final me pudo la cortesía y escuché su charla de 15 minutos retrasándome para llevar la compra a casa para hacer la comida. Por cierto, soy atea, así que conmigo poco tenía para hacer.

En fin, eso de no tener gente que llamara a la puerta tiene sus ventajas, pero ahora me pillan desarmada demasiadas veces. Que yo entiendo que si no venden no cobran, pero tampoco hay que hacerle perder el tiempo a nadie. La próxima vez que abra mi madre, que así por lo menos no tengo cargo de conciencia.

Anuncios

2 comentarios en “Falta de práctica

  1. Ainss!! Sí que has perdido la práctica!! Pero no te preocupes que seguro que a la siguiente ya no te cogen jajaja!!
    Yo directamente no abro la puerta y cuando es por teléfono lo que hago es decir desde el principio antes de que me suelte la perorata es que no voy a comprar ni cambiarme a nada que muchas gracias por el ofrecimiento y oye hasta el momento cuela!!
    Besitos y feliz martes!!

    • Ya no me pillan más. Que me sabe mal por ellos, es su trabajo y van a comisión. Pero si es que no, es que no y punto. En fin, que ya no me pillan más.
      Por cierto, no sé si te has dado cuenta, pero por fin he terminado de contestar a toooodos tus comentarios. ¡Si que me has dado faena!
      ¡Besotes!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s