El nuevo mueble

Hace ya meses que venían amenazando con cumplirlo, pero siempre había pensado que no llegaría el día que lo vería. Me he equivocado, ya tengo el objeto en cuestión en la cocina adornando un rincón. Qué ingenua. Pensaba que era una broma.

Que en esta casa se les cuida como a reyes a los perretes ni se duda. Tienen todo lo que quieren y hacen casi lo que les da la gana (tienen unos ciertos límites). Pero claro, mi madre y yo tenemos conceptos diferentes para la libertad que se le da a los fieras, y en un punto que discrepamos es a la hora de la comida. No hay un sólo día en que Gordi no se siente con nosotros en los bancos que tenemos para comer en la cocina. Se sienta y nos mira a ver si cae algo para él. Los míos siempre están en el suelo, ya somos multitud sentados. Y si Kody se sentara entre nosotros uno se iría al suelo.

Pero eso de que se vaya pasando de banco a banco empujándonos para subir o pegándonos cabezazos en los brazos para que le demos algo ya empezaba a ser algo molesto. Pero hoy se ha solucionado. ¿Cómo? ¿Bajando al perro al suelo como al resto y enseñándole que ahí no se puede subir? Noooo… Eso sería algo… digamos que normal. ¡Le han comprado una trona de niño en el mercadillo para que se siente con nosotros!

Hoy hemos ido a un pueblo cercano a dar una vuelta, y casi al final la hemos visto. Nos hemos parado delante y con la broma de la trona (vamos, yo pensaba que era broma) al final nos la hemos llevado. Claro, hacía calor, así que nos hemos parado en un bar a tomar algo y ya que la trona venía con nosotros la hemos puesto a prueba. Literalmente, la gente ha alucinado con el perro sentado tan formal ahí. Por momentos parecía que el perro llevaba sentándose ahí de toda la vida. Mirad, mirad…

Gordi en la trona

Vamos, para dejar indiferente a alguien… Con ese porte ahí sentadito tan formal, no me diréis que no llama la atención. Y creo que ya están pensando en algo así para el coche, que el transportín le parece un poco apretado para el perro. En fin, que el bicho vive mejor que quiere. ¿A cuantos no os hubiera gustado estar sentado en la terraza de un bar tomando un refresco o cerveza? Que levante la mano quien no se hubiera cambiado por él.

Anuncios

14 comentarios en “El nuevo mueble

  1. hemos disfrutado viendo la foto. Cuando yo miro a Gordi, no veo a un perro, veo a una personita. Su cara es tan dulce y su mirada tan tierna que de verdad dan ganas de achucharlo todo el tiempo. No es broma! El mira como un niño pequeño a su madre, no la quita ojo y la sigue alli donde vaya. Es impresionante!!! Mira con carita de circustancias, oh como diciendo…”no me dejes mami”….es muy cuco. Cuando esta en brazitos de su mami, cierra los ojos y se duerme…es una forma de decir que tranquilo me siento, estos brazos me dan seguridad, y estoy bien donde estoy y me quieren….hasta parece que sonrie. Cuando te quedas con el a solas guardando le un momento, se mueve intranquilo y busca a su mama, hay que verlo, solo le falta hablar. Cierto que es un perro-personita mimado, pero no se puede reprochar porque hay amor verdadero entre mami y perro-personita!! Un dulzor ver esto y ser testigo de tanta ternura….ojala todos los niños del mundo tuvieran la mitad de afecto que Gordi, y ojala la gente mala no hiciera daño a los animales como sucede muchas veces.
    Es un orgullo teneros cerca!!!

    • Es que tienen unas ideas más raras a veces… Desde luego a originales no les gana nadie. Pues si ves cómo ha quedado después de que yo le hiciera el cojín y respaldo para que no se resbalara ni cayera…
      ¡Besotes!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s