De incógnito

Hoy uno de los perretes me la ha jugado. Y he estado a punto de dejarlo fuera a dormir al “fresquito”. Pero claro, con esos ojos de “¿no me vas a dejar entrar?” que me pone Garrapatis, cualquiera lo deja llorando amargamente en el jardín.

Hemos ido a dar un paseo con los perretes a un lugar en medio del campo al que solemos ir a soltarlos, básicamente para que se desfoguen y al llegar a casa no den por saco. Como siempre que vamos, se han pegado sus buenas carreras, Histérico me ha suplicado que le tirara unas piedras para ir a por ellas y Garrapatis ha encontrado una “mancha” interesante en el césped sobre la que revolcarse y hacer la croqueta. Lo típico. Lo que me ha extrañado es que ha hecho la croqueta unas 17 veces en el mismo sitio, y yo desde el camino intentando que se distrajera e hiciera otra cosa.

Después de 722 piedras lanzadas al campo para que Histérico las buscara (sin mucha suerte) me he cansado y al tirar la última me he refugiado en el coche. En ese momento, una moto aparecía por el camino a lo lejos, y como aquí los fieras tienen un espíritu kamikace, hemos tenido una operación “nos vamos” ligerita. Ya los 4 en el coche, nos damos cuenta de que huele a vaca, y pensamos que Garrapatis se ha vuelto a comer algún trozo de “regalito” de vaca. Bajada de ventanillas urgente e inspección de los perretes para averiguar cual apesta.

¡Sorpresa! No es el aliento lo que huele tan mal, es simple y llanamente que los revolcones croquetiles de Garrapatis hoy vienen con premio. Me vais a perdonar por la expresión, pero venía literalmente hasta las orejas de mierda de vaca. No se sabía si era blanquito o marrón oscuro. El primer comentario ante el descubrimiento ha sido “este no entra así en casa”, así que nada más llegar los he atado a los dos en el jardín. Con la ayuda de un par de botellas de agua y el bote del Fairy teutón (que esto merecía un buen limpiador) le he pegado un refregón a Garrapatis mientras me miraba con ojos de carnero degollado para que parara su tortura. Y cuando le he empezado a enjuagar lo ha acompañado de sonidos lastimeros. El perro en cuanto a dramático no le gana nadie.

Los vecinos mirando por encima del seto para ver qué le hacía al pobre perro, pero al ver que solo lo estaba bañando empiezan a reírse. Con las botellas de agua no es suficiente, así que he tenido que entrar a llenar un cubo, momento que Garrapatis aprovechó para intentar entrar, pero como la cuerda solo llega hasta la puerta, se sacudió ahí mismo. Ale, toda la entrada de la caseta llena de agua y jabón. Salí con el cubo en la mano y el perro ya sabe a lo que voy. Huye de mí y se refugia detrás de Histérico, que es la mitad de grande. Al final han acabado los dos bien mojados (que Histérico es muy solidario con su compañero de juegos y no se movió) revolcándose bajo mis gritos y mirada horrorizada en el mini-sofá y las sillas. Maldita la hora en que los dejé entrar antes de que se secaran un poco.

Así que al final de la jornada el resultado ha sido “Mami” 1- Perretes 6. Pero la venganza es mía, que esta noche solo les queda pienso del que no les gusta y no tengo nada para que lo acompañen. Han mirado unas 20 veces el plato de pienso con la esperanza de que algo rico haya caído en él. Pero oye, ¡que no cae nada!

Anuncios

8 comentarios en “De incógnito

  1. Madre mía qué asco!! Caray con el regalito!!
    Menuda fiesta has tenido hoy en casa por lo que veo.
    Me ha parecido muy bien lo del pienso y lo de que no cayera nada en el plato tienen que aprender a que hay cosas que no se hacen que son caca.
    ¡¡Uy!! Perdón por la expresión pero es que venía que ni al pelo ¡¡jajaja!!

    • Más que en casa, imagínate que las ventanas del coche estaban cerradas para que no se nos metieran mosquitos. Casi nos da algo. Y por mucho que le riña y le diga que eso no se hace, Garrapatis seguirá haciendo la croqueta en los lugares más inadecuados.

      • ¡¡Madre de Dios!! No se yo si hubiera preferido que me picar algún mosquito ¡¡jajaja!!
        Ése es el problema que por mucho que le digas que no se hace él lo vá a seguir haciendo iguall

      • Si es que a veces parece que el perro sea sordo. Eso sí, cuando dices en voz alta “toma” es el primero que acude. Creo que el resto se lo pasa por su forro peludo.

  2. Jajajajj..
    Vaya si nos hemos reído hoy con tu post¡¡¡ eso mismo nos hizo a nosotros nuestro dios nordico, pero con caca de persona,nos tocó bañarlo con agua fría , en pleno diciembre y este si que lloraba y protestaba de lo lindo. Tranquila, que si vuelve a encontrar otra caca , hará lo mismo, ese olor parece que es chanel para perros, lo único que quería tu chucho era estar guapo, ya se que no consiguió vuestra admiración, pero el se veía el mas guapo.

    • Tremendo. Si es que estos bichos tienen una fijación con lo asqueroso que no es normal. Como Histerico, que su pasatiempo favorito es ir detrás de Garrapatis pegándole lamidas y luego viene a darnos besitos. Anda que no corremos para que no nos pille. Que los bichos son así, sorprendentes como ellos solos.

  3. Eso es algo a lo que nunca le he encontrado explicacion. Por que les gusta tanto olerse el culo? Y lo de garrapatis es tremendo para vosotros, pero el se lo paso bomba con la caca

    • La disfrutó como un cochino en todos los sentidos. Pero casi nos mata en el coche con el aroma que soltaba. Y me temo que seguirá haciendo de las suyas. Hoy sin ir más lejos, ha querido subir un trozo de algo apestoso al coche para llevarlo a casa. El aliento luego era una maravilla…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s